Hablamos con Liliana, madre de Rubén Darío Avalos Flores

Liliana Flores junto a su hijo Rubén Darío Avalos Flores

Liliana Flores junto a su hijo Rubén Darío Avalos FloresHola, Liliana. Como bien sabes, te estamos superagradecidos por el honor de haber publicado cuatro de los libros escritos por tu querido hijo Rubén. Hoy nos gustaría “charlar” contigo un poquito para que nos ayudes a conocer mejor el trasfondo de su obra y qué podrán encontrar en ella quienes decidan acercarse a descubrirla.

Lo primero que nos gustaría que nos contaras, Liliana, es cuál fue el germen del amor que sentía Rubén por la lectura y la escritura.

Creo firmemente que un libro para Rubén suponía todo. Rubén con un libro en las manos se sentía poderoso, se sentía feliz porque sabía que a través de este podía aprender mucho, sabía que podía ser libre, despertar y disfrutar de la vida en su inmensidad, y así lo hizo. Rubén con lápiz y papel combatió una de las enfermedades más crueles: un cáncer incurable, por lo que consideraba la lectura como una MEDICINA MAESTRA.

Quizá pueda estar leyéndonos algún padre o madre que no sepa cómo lograr que sus peques adquieran el hábito de la lectura, ¿les darías alguna sugerencia?

Pues sabemos que ser padres no es nada fácil, pero siempre estamos tratando de dar lo mejor de nosotros para nuestros hijos, y como se suele decir, los hijos son nuestros reflejos, por lo tanto podría ayudar mucho ser nosotros los mejores ejemplos para nuestros hijos: que nos vean leer.

Adentrándonos en la obra de Rubén, La medicina maestra fue el primero de sus libros que editamos con el sello mundopalabras. ¿Cuál piensas, Liliana, que es el verdadero valor de esta obra? ¿Significó mucho escribirla para Rubén?

El verdadero valor de la obra La medicina maestra está en su propio nombre porque él consideraba la lectura y la escritura como su medicina más potente, y más potente aún que la quimioterapia que recibía día tras día. Esta obra significó mucho para Rubén porque aunque haya sido el tercer libro que publicaba, como él era quien escribía, estructuraba y corregía todo al mismo tiempo, con este libro pudo poner en práctica todo lo que había aprendido en cuanto a la forma de la redacción y eso le hizo muy feliz.

Más adelante editamos La Diadema, un libro en el que encontraremos al mítico Rey Mono y a Carlos II de Austria. ¿Cómo se documentó Rubén para escribir sobre “personajes” de esta envergadura?, ¿le apasionaba mucho la historia?

Sí, La Diadema era su quinto libro, pero su primera novela y es una novela histórico-fantástica. Me atrevo a decir que Rubén fue un gran lector y no tenía límites; se apasionaba por todo y sentía profundamente que era fundamental conocer la historia, tal es así que se adentró al maravilloso mundo de la historia y ya no paró más. Así conoció a Carlos II de Austria El hechizado y le conmovió tanto descubrir lo enfermo que estaba que me dijo que ese rey se le parecía mucho (en cuanto a la enfermedad) y que quería contar su historia de una manera divertida que pudieran conocer tanto los niños como los mayores. Decidió también mezclarla con el mítico  Rey Mono, para que también se conociera su historia y a través de ella  exponer varios mensajes que el lector irá descubriendo página por página.

Tras esta, hemos editado dos novelas póstumas, La leyenda de Esteban y El Manuscrito. ¿Qué nos puedes contar brevemente sobre ambas?

Sí, lo dejó todo listo, tan solo no lo publicamos porque en aquel momento peleaba Rubén por su vida en la sala número 13 de oncología pediátrica del Virgen del Rocío, hasta que finalmente se produjo su partida.

La leyenda de Esteban también es una novela histórico-fantástica que trata de la cruzada infantil que está entre lo verídico y lo ficticio. Tanto le impactó a Rubén conocer esta historia que nada más terminó de leer e investigar sobre ella, después de conversar con varios historiadores, se puso manos a la obra y me dijo “mamita, me encanta esta historia, voy a escribir sobre ella, pero como no se sabe qué ocurrió con los niños, que supuestamente fueron vendidos como esclavos, yo me voy a imaginar el desenlace que tuvieron”, y pronto ya estaba manos a la obra hasta tenerla terminada en poco tiempo. Es una obra apasionante y con muchos mensajes muy profundos e interesantes.

El manuscrito es en realidad la primera novela que escribió, pero luego escribió el resto y decidió publicar los otros antes que esta. Se trata de una novela de ficción y en ella expone su cultura, el personaje principal es un paraguayo, y representa y habla de su querido país, Paraguay, que siempre quiso dar a conocer y por ello en todos sus escritos hacía alusiones al mismo. En resumen, también aquel lector atento descubrirá que muchas veces luchamos tanto por el poder sin saber que nada es más poderoso que lo uno mismo tiene dentro de sí.

Liliana Flores, madre de Rubén Darío, en Hora Punta junto a Javier Cárdenas¿Cuál es para ti la mayor particularidad y la mayor fortaleza de la obra de tu hijo?

Pues tratándose de un niño la verdad es que es bastante interesante ver su pasión por la escritura y la lectura, la de escribir él solo, de corregir, de tener una sed incansable de encontrar su propio estilo y, sobre todas las cosas, de estar tan enfermo y no entregarse a su dolor. Esa fortaleza incomparable que tuvo siempre en trabajar en lo que más amaba: la escritura y la lectura, y producir tantas obras hasta dejarnos un legado tan rico e incalculable en valor y en enseñanzas.

¿Hay alguna de estas obras que pueda considerarse como la favorita de los lectores? ¿Y tú, Liliana, tienes alguna favorita, alguna que consideres especial dentro de lo especial que seguramente son todas para ti?

Pues la verdad es que no es fácil  decidirse, ya que cada uno cuenta con su encanto y particularidad, pero si analizo los comentarios de los lectores, creo que estaría entre Sensación de pureza y La medicina maestra. También debo destacar que estas obra llevan más de 3 años en el mercado y las novelas acabamos de lanzarlas, por lo tanto sólo dentro de unos años sabré con más claridad cuál es la obra más destacada de Rubén Darío.

Para mí, los cuentos Sensación de pureza y la novela La diadema.

¿Tenía Rubén algún género preferido al leer? ¿Y al escribir?


Pues le encantaba todo lo del boom latinoamericano, pero es verdad también que eso fue los primeros 6/8 años de su vida, luego Rubén ya no tuvo límites al momento de leer, y leyó todos los géneros y a casi todo los escritores del mundo. Era un asiduo lector que devoraba libro tras libro

En una entrevista que le hicimos a Rubén, nos contestó que por supuesto que aconsejaba la autoedición como vía para publicar. ¿Qué opinas tú sobre este fenómeno, Liliana?

La verdad es que Rubén estaba muy contento y feliz con la autopublicación. Para mí me parece una excelente oportunidad de hacer conocer tu escrito, y al mismo tiempo sacar un poco más de ganancias sobre tu trabajo, la recomiendo totalmente.

¿Tienes más proyectos literarios de Rubén pendientes de recuperar? En caso afirmativo, ¿cuál será el próximo con el que nos sorprenderás?

Tengo a montones, de momento estoy en la duda de sacar otra novela, Mi Ajolote y Yo, o por el contrario recopilar los más espectaculares cuentos y lanzar otro libro de cuentos. También tengo en mente publicar todos los cuentos inconclusos que ha dejado. La verdad es que me ha dejado tanto que tengo trabajo para rato.

Últimamente hemos visto en tus redes sociales cómo los libros de Rubén están conquistando a numerosos lectores, muchos de ellos niños que están descubriendo su trayectoria en las escuelas. Imaginamos que el orgullo debe ser máximo, ¿crees que Rubén pudo imaginar que sus letras llegarían tan lejos?

Así es, Rubén en vida ha sido un gran referente para todas las personas, pero más nos impresionaba cómo después de visitar los colegios y haber dado una charla sobre la importancia de la lectura, los niños y niñas cambiaban de actitud sobre los libros; Rubén hacía magia en sus vidas. Me enorgullece mucho ver que están llegando sus libros hasta los más recóndito de nuestro país, yo creo que sí se imaginaba a todo el mundo leyendo sus libros, porque lo que más deseaba en esta vida era que se cogiera un libro y que nos pongamos a leer. Hoy Rubén sigue inspirando a miles de personas en todo el mundo. Creo que valió tanto esfuerzo y tanto sacrificio.

¿Es Liliana Flores también gran lectora? ¿Consiguió Rubén contagiarte el amor por la escritura?

Nunca he sido una gran lectora, pero el mayor regalo que me dio mi hijo es eso justamente, el de contagiarme el amor por la lectura y la escritura, tal es así que hoy en día no puedo estar sin un libro, es más, leo como él, de 3 a 8 libros por vez, y además he empezado a escribir una novela en honor a mi hijo, en ella contaré nuestra historia, todo lo vivido y lo aprendido con mi gran maestro Rubén Darío.

¿Dónde pueden comprar los libros quienes estén interesados?

Los que están interesados en los libros de Rubén Darío Avalos Flores los pueden conseguir en:

www.rubenavalos.com

[email protected]

Gracias inmensas, con todo el cariño, Liliana, por tus aportaciones y por confiar tanto en el trabajo de mundopalabras.es.

 

¿Te interesa conocer mejor cómo es publicar un libro con mudopalabras.es? Amplía toda la información en esta página o contáctanos.

Diseño promocional de autoedición en mundopalabras. Mensaje: Editamos felicidad

Enviar comentario

1 × cuatro =

Nuestro asesor de edición puede resolver todas tus dudas.
Déjanos tu correo


¡¡Es el momento de apostar por ti!!

Uso de cookies

En www.mundopalabras.es utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y por motivos funcionales y estadísticos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies