Ximo Tejado, escritor y guionista

Ximo Tejado Rosillo (Valencia, 1976), es un valor literario en alza. Sustenta esta afirmación su último primer premio, obtenido en el certamen Florián Rey de guión por Melodía para una despedida. Es el resultado de su esfuerzo y buen hacer. Desde joven utilizó la escritura como una manera de evadirse del mundo real. Lo hacía por afición, pero la crisis, que se tradujo en falta de empleo, le empujó a tomárselo más en serio desde hace dos años. En noviembre de 2010 publicó su primer libro, Cuentos de un Nefelibata, que contiene nueve relatos sobre la amistad, el amor, la nostalgia, la vejez y la muerte. Después llegaría el mencionado primer premio en el Florián Rey. Sigue muy centrado en su carrera literaria y es colaborador de la revista Terral, donde escribe sobre cine, una de sus pasiones. Ximo Tejado Rosillo, un espejo en el que pueden mirarse los escritores noveles. Veamos quién es.

MundoPalabras: Defina a Ximo Tejado, el escritor.
Ximo Tejado: ¡Cuantas veces me habré hecho esa misma pregunta! Un carpintero de las palabras que disfruta con pequeñas historias que rasgan esa fibra sensible que todos tenemos pero que muy pocos dejan que aflore. Vivo y escribo a pecho descubierto, la emotividad es muy peligrosa, que duda cabe, pero lo que se realiza con y para el corazón engrandece al ser humano de manera inimaginable. El Ximo que escribe es el mismo que vive…

MP: ¿Por qué la Literatura le sirve para evadirse del mundo real?
XT: Me siento más cómodo en la ficción que me proporciona la literatura que en la crudeza que me infringe el mundo real, aunque la línea que las separa sea casi inexistente. De vez en cuando abro una pequeña ventana que inspire de aire fresco y realidad mi mundo, luego la cierro y continúo escribiendo impregnado de ese ambiente. El mundo real es el que cada uno se crea a su alrededor, lo demás, es ficción.

MP: ¿Por qué se ha decidido por guión cinematográfico y relato como géneros en los que escribir? ¿No le seduce, por ejemplo, la novela, un género más fácil para llegar al público?
XT: Amo las historias sencillas y estrechas. En las historias largas corres el riesgo de perderte. Lo del guión de cortometraje es simple capricho. Tengo una imaginación autónoma y bastante peculiar y cuando se inventa una historia la reproduce en su propio formato. Unas historias se cuentan mejor con palabras y otras con imágenes. De todos modos estoy trabando en mi primera novela, a ver qué tal sale.

MP: ¿Debe el escritor construir una Literatura capaz de llegar a todo el mundo o limitarse a escribir para aquellos que considera capaces de entenderla?
XT: Yo escribo para mí y como a mí me gusta para sacarme todas esas historias de la cabeza y poder dormir tranquilo, indudablemente, todo escritor necesita un reconocimiento, por eso publicamos. Habrá lectores a los que tu forma de expresarte con las palabras le guste, le apasione o simplemente le llegue al lugar donde tu apuntabas; habrá otros lectores que no. Uno siempre ha de ser fiel a sí mismo, si no, engañas al lector y lo que es peor, a ti. Y si eso sucede te conviertes en un personaje secundario de tu propia realidad.

MP: ¿Cree usted que el escritor tiene alguna responsabilidad con respecto a la sociedad o es sólo alguien que cuenta historias para entretener?
XT: Yo me considero una persona que, mejor o peor, cuanta historias para entretener pero nunca sabes de qué manera pueden influir tus palabras en los lectores. Por una parte desearías que así fuera, intervenir en la vida de quien te lee, pero por otra da un poco de miedo la medida en la que influyes puesto que la mayoría de las historias que se cuentan están inspiradas en la vida real. Dicen que detrás de un psicópata hay un best seller. Yo no lo creo ni escribo para ello.

MP: Háblenos ahora de su forma de trabajar los relatos: ¿tiene algún método?, ¿realiza un borrador?, ¿crea fichas de personajes?, ¿alguna manía inconfesable que le ayude en el proceso…?
XT: Las historias surgen con un chasquido y nunca sé qué la provoca ni qué la produce, pero cuando ocurre es vital que me ponga a redactarla, si no, sufro. Particularmente voy de atrás hacia delante. Primero invento el final y de ahí realizo un ejercicio de retroceso hasta el principio. Tanto en un libro como en una película el final es una parte muy importante, porque, si te impacta, volverás a leerlo o rebobinarás la película viéndola desde otra perspectiva. Para relatos extensos sí que relleno un fichero de la vida de los personajes para tener las personalidades diferenciadas y en el momento de tener que plasmarlo en papel poder mimetizar su manera de pensar y hablar. Manías a la hora de escribir, sugestionar mediante la música mi cerebro para que mi cuerpo sienta la situación del personaje que toca describir en ese momento.

MP: ¿Qué es para usted lo más gratificante de escribir?
XT: Cuando encuentras la palabra perfecta para el hueco adecuado o tienes una imagen en la cabeza y de manera fluida y transparente la plasmas en el papel (virtual) tal y como la imaginabas. Casi un orgasmo, casi.

MP: ¿Y lo más frustrante?
XT: Todo lo contrario. Soy muy pobre de memoria y querer expresar un sentimiento o describir una escena y no encontrar esas palabras ni con una linterna es muy, muy frustrante….

MP: En términos comerciales, ¿por qué cree usted que el relato es un género difícil de vender?
XT: Aunque debería ser lo contrario, hablando del formato papel, creo que no son tan apetecibles como la novela. Lo relatos, a mi modo de ver, deben contar una historia sin pasado y sin futuro, como una imagen atemporal y dejar que el lector cree en su propia imaginación ese pasado y futuro. Por la vertiginosa vida que llevamos se vende más una novela con todos los detalles y sin dejar nada al albedrío del lector. A mí me gusta dejar que fluya la imaginación y poder, de alguna manera, interactuar con el lector, por eso elijo el relato corto.

MP: Háblenos de Cuentos de un Nefelibata, su primer libro, un recopilatorio de relatos. ¿Qué van a encontrar los lectores en él?
XT: El amor, el desamor, la amistad, la injusticia, el valor, la vejez, la muerte forman parte de la esencia de los relatos que componen Cuentos de un Nefelibata y lo único que pretenden es llegar a ese lugar del corazón y la mente donde la materia es más vulnerable. Que cierres el libro con cada relato y pienses que, aunque no lo parezca, la vida es la suma de espacios abiertos y no de puertas cerradas.

MP: Una pregunta difícil: ¿cuál es su mejor relato? ¿Por qué?
XT: Quiero a todos mis hijos por igual aunque tengan los ojos de diferente color y cualidades distintas. De tener que elegir me quedaría con uno que escribí hace mucho tiempo que se llama Mi padre (incluido en Cuentos de un Nefelibata). ¿Por qué? Por la estructura sensorial que recorre todo el cuerpo del personaje durante el transcurso del relato y porque el lector se siente muy identificado con la situación, que no desvelaré.

MP: ¿Está usted presente en su obra, en sus personajes?, ¿podemos intuir su personalidad?
XT: En todos. La primera vez que uno se pone a escribir deja caer en la historia pequeños detalles de su personalidad e incluso vivencias en primera persona que se tergiversan un pelín para amoldarlas a la historia. Pero si, en todos los relatos, los personajes, ya sean, secundarios o principales, hombre o mujer, tienen un algo o un mucho de mí y si te fijas se puede intuir y descubrirme.

MP: Hablemos de cine: ¿qué ha supuesto para usted el primer premio en el Florián Rey?
XT: Pues imagínate. Mis órganos se renovaron e incluso se borraron algunas arrugas de mi cara. Y la felicidad y satisfacción que sientes de saber que lo que haces merece la pena es indescriptible. Escribes en el teclado de un ordenador, en papel virtual, solo, aislado del mundo, metido hasta las trancas en una historia que seguramente acabará en el archivo de guiones terminados; y de repente, te llaman para decirte que ese guion es el ganador en un festival de cine. Es como pasar de vivir a ras de la alcantarilla a saltar de nube en nube. Como un chiquillo con zapatos nuevos, además tuve la oportunidad de conocer y dialogar detenidamente sobre cine con la gran Amparo Baró. Aprovecho, de paso, para dar las gracias a Ramón Alcaraz, gran amigo, porque sin él no lo habría conseguido.

MP: ¿Qué proyectos baraja para el futuro?, ¿más relatos?, ¿quizás una película?
XT: Ahora mismo estoy pelándome con una novela, pero sigo con los relatos y los guiones de cortometraje, el largo, de momento, y aunque tengo varias ideas rondando, me queda grande.

MP: ¿Se ha planteado intentar vivir de las letras aún sabiendo lo muy difícil que sería?
XT: Planteado no, soñado sí. El mundo de la literatura está muy saturado pero con siete mil millones de personas en este planeta creo yo que todos podemos tener nuestros lectores. No pretendo vivir bien de las letras, me conformaría con subsistir.

MP: ¿Qué escritores han influido en sus obras, ya sean relatos o guiones?
XT: En relato corto sin duda Roald Dahl. Un maestro en el género, incluso también con los guiones de largometraje que escribió.

MP: Díganos un escritor actual que le guste. ¿Por qué?
XT: No tengo uno predilecto. Voy por rachas, ahora me ha dado por la llamada generación perdida de escritores estadounidenses. En estos momentos me entretiene Manhattan transfer de John Dos Passos.

MP: ¿Y uno que no le guste? ¿Por qué?
XT: Philip Roth, yo, ni con agua. Ahí te lo dejo.

MP: Embarquémonos en temas tecnológicos, muy de moda hoy día en términos literarios: ¿cómo ve el futuro del libro con la entrada en el mercado del ebook? ¿Desaparecerá el de papel?
XT: El papel jamás desaparecerá. Imagínate recostado en la cama, la habitación prácticamente a oscuras, tan solo iluminada por un flexo que concentra su luz en la visión que tienes de un libro de bolsillo sujeto en tu mano y abierto de par en par por el dedo corazón. Un tren, de largo recorrido, casi sin pasajeros, con el ruido familiar del traqueteo disperso en tus oídos y leyendo una novela tan sumamente intrigante que con una simple palabra del revisor se te cierra el libro del susto. ¿Crees que en los dos supuestos esa atmosfera que se crea, acogedora, se puede lograr con el ebook? No lo creo. Además yo utilizo las páginas vírgenes de los libros para escribir poemas o párrafos y con el ebook no podría. El planeta es muy grande como para que ambos puedan convivir sin necesidad de que se pisen el uno al otro o alguno tenga que desparecer.

MP: ¿Considera las posibilidades que brinda Internet de publicar una ventaja para los autores o un problema por la libre circulación de obras?
XT: Para escritores noveles, sin duda una ventaja, para los consagrados (algunos), tal vez una desventaja, que no una amenaza. Los noveles tenemos la posibilidad de publicar y en una cierta medida conseguir unos lectores que sin Internet no tendríamos; sin embargo, para los escritores de renombre, Internet es una vía donde sus libros navegan sin control ni peaje. Creo que la opinión depende del escalón en el que te encuentres.

MP: Usted como autor novel que está cosechando éxitos, seguro que puede dar un consejo a otros. Compártalo.
XT: Ni somos tan malos como nos creemos ni tan buenos como nos dicen y viceversa. Y sobre todo leer muchísimo. Un buen escritor fue antes un devorador de libros.

Comentarios (7)

  • MAR SOLANA 20 octubre, 2011 at 12:01

    Sin duda, un buen espejo en el que mirarse (me gusta la metáfora 🙂 Me ha gustado la entrevista, me gusta Ximo… Gracias por acercárnosle…

  • MundoPalabras 20 octubre, 2011 at 12:42

    Es un placer acercaros a los nuevos autores 🙂

  • Nuria de Espinosa 20 octubre, 2011 at 15:45

    Gracias por acercarnos algo más a Ximo Tejado, siempre es grátificante y a la vez te ánima a seguir en este mundo tan complicado que es la literatura, saludos.

  • MundoPalabras 25 octubre, 2011 at 12:32

    Gracias a vosotros por leer la entrevista y seguir en la brecha literaria. Que no decaiga 🙂

  • Javier 25 octubre, 2011 at 14:08

    Carta abierta al alto mando.
    Acabo de leer la entrevista a Ximo, y la primera sensación es la de un profundo consuelo al comprobar que no sólo yo estoy loco. El escritor es ese alguien que vive suspendido en algún lugar entre el cielo y la tierra, viviendo más para la fantasía que de la fantasía. Pero precisamente en eso consiste esa maravillosa locura que nos hace saltar cada día más alto, intentando alcanzar, siquiera en el epílogo de nuestros días, un lugar cerca de él en ese fascinante manicomio celeste.
    Gracias por todo.

  • MundoPalabras 26 octubre, 2011 at 17:10

    Encantados de compartir esta sana locura literaria a través de esta entrevista, las anteriores y las que están por venir 🙂

  • Ximo1476 27 octubre, 2011 at 2:49

    Gracias a todos por leer la entrevista, por vuestras palabras. Me alegra enormemente que os haya servido para empujaros o para manteneros firmes.
    Gracias a José, a Mar- me alegro de gustarte-, a Nuria y a Javier- no dudes nunca de la locura que sufrimos, es lo único que nos puede salvar-.
    Un abrazo a todos. 😉

Enviar comentario

4 × 5 =

Nuestro asesor de edición puede resolver todas tus dudas.
Déjanos tu correo


¡¡Es el momento de apostar por ti!!

Uso de cookies

En www.mundopalabras.es utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y por motivos funcionales y estadísticos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies