Relato y microrrelato: diferencias

Una duda habitual es la dificultad para diferenciar entre relato y microrrelato. O, lo que es lo mismo, conocer el criterio de extensión que distingue a uno de otro, y sus características.

Para arrojar un poco de luz sobre estas dos composiciones narrativas empezaremos diciendo que no hay límite de líneas o páginas que defina ninguna de estas denominaciones. Incluso tenemos otros términos, como relato hiperbreve, que se asigna a la narraciones entre media y una página. Ante esta falta de claridad para definir la longitud de un microrrelato, podemos decir, como orientación, que un micro o minirrelato es lo que va desde una línea hasta no más de diez o quince (normalmente 2, 3,… 5 líneas).

El tema del relato o cuento (de las dos maneras lo podemos nombrar) ya es más complejo, porque en realidad ese concepto lo asociamos a lo breve; pero es breve no porque sí, sino porque cumple con unos requisitos: el relato es corto porque no se sale de una idea concreta, y también porque no describe con amplitud, no incluye reflexiones (excepto si están al servicio de la idea que mueve la historia) y, sobre todo (fundamental), porque los personajes están al servicio de esa idea y no nos interesa nada más de ellos. En cuanto nos metemos en la vida de los personajes, en lo que piensan, en su pasado o futuro, sus relaciones, etcétera, estamos entrando en estructura de novela. Lógicamente, si entramos en tanto detalle, la narración va a ser extensa; mientras que si nos centramos en una idea, en un suceso, el relato o cuento va a ser breve. Julio Cortázar decía que un relato es como una fotografía, de la cual no nos salimos; y que en cuanto intentábamos mostrar más de una foto a la vez, ya no era un relato.

Lo normal es que un relato tenga desde una página hasta diez o incluso veinte. Algunos, excepcionalmente, podrán llegar a 30 o 40. Hablar de más de 50 ya nos hace pensar en una novela corta. Pero insistimos en que no es por la extensión, si un relato de 40 páginas entra mucho en la vida, pensamientos, reflexiones y detalles de personajes, no sería en realidad un relato, sino que habría que repasarlo y ceñirse a la unidad de efecto, a una sola idea, sin interesarnos lo que a los personajes les ocurrió antes ni lo que les sucederá después.

Por concepto, un relato podría tener 100 páginas, pero no es normal; por ejemplo, La metamorfosis, de Kafka, es en realidad un relato en cuanto a su estructura, ya que no entra en la vida del personaje, sino en un hecho puntual que afecta a ese personaje, y del cual no se sale. En cualquier caso, siempre vamos a llamar novela a una narración con cien páginas, porque el nombre de novela lo asociamos a su extensión; de la misma forma que no llamamos novela a un texto de 3 o 10 páginas.

En resumen:

Novela: narración extensa porque se interesa por la vida de los personajes, no se detiene en una única idea o suceso e incluye muchos detalles, descripciones y reflexiones. Sería como un álbum de fotos que nos muestra diversos instantes o sucesos.

Relato: narración de extensión breve que muestra un suceso, y que no se sale de la idea que ha generado la historia, con una estructura de planteamiento (ocurre algo que es habitual), nudo o conflicto (algo se sale de lo habitual) y final o desenlace. Sería como una única foto que nos muestra un único instante o suceso.

Microrrelato: narración de extensión muy breve, mínima, en donde la idea se resuelve con mucha rapidez. La estructura de planteamiento, nudo y desenlace une sus tres partes y los plantea y resuelve al mismo tiempo; a veces en forma de “juego” o de curiosidad para el lector. Sería como un destello, un fogonazo, el flash de una foto que nos impacta en un momento, a veces incluso sin precisar un suceso.
Autor del artículo: el profesor Ramón Alcaraz.

Comentarios (6)

  • Angel 20 Diciembre, 2011 at 16:19

    No lo había descubierto hasta ahora y me parece un “guíaburros” excelente. Este tipo de documentación es la que más se agradece en páginas como ésta.

    Muchas gracias

  • Javier 20 Diciembre, 2011 at 16:34

    Gracias Ramón, creo que la mayoría clasificamos por centímetros. No obstante, no sucumbas en el pozo del desaliento si ves que seguimos metiendo la gamba, exactamente en los mismos lugares que lo veníamos haciendo antes de que nos regalases tan doctas palabras. Mejorar no es otra cosa que cometer cada vez menos errores. Gracias de nuevo.

  • MundoPalabras 20 Diciembre, 2011 at 17:51

    Nos alegramos, Ángel y Javier, de que este “guiaburros” os parezca de utilidad :-)))

  • Guillermo Castillo 7 Enero, 2016 at 16:52

    Una aclaración más, pero fundamental. Ahora sé qué escribo en medio de tantas nomenclaturas.Gracias, profesor Alcaraz.

  • Guillermo Castillo 7 Enero, 2016 at 16:56

    PD/ ¿Puedo reproducir esta entrada en mi blog para compartirlo con mis alumnos? Gracias.

    • mundopalabras 8 Enero, 2016 at 16:00

      Hola, Guillermo. Ante todo, gracias por pasar por nuestra página y dejarnos un comentario. No tenemos ningún problema por que se reproduzca esta entrada (todo lo contrario, encantados de obtener difusión) siempre que se cite la fuente debidamente enlazada al artículo original de nuestra web. Gracias y un saludo cordial.

Enviar comentario

quince + Ocho =

Uso de cookies

En www.mundopalabras.es utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y por motivos funcionales y estadísticos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí política de cookies. ACEPTAR