Promocionar un libro: ocho frases que no debes utilizar II

Frases que debes evitar para promocionar un libro

Frases que debes evitar para promocionar un libroComo os comentábamos en el anterior artículo, una buena estrategia para promocionar un libro comienza por encontrar un hilo conductor que conecte todas las acciones de marketing que se llevarán a cabo, y es esencial que no se deje nada al azar. Ese hilo debe ser nuestro eslogan publicitario.

En un mercado donde lo más importante es llamar la atención del posible comprador abundan los eslóganes que exageran las cualidades de un producto o presentan un doble sentido que puede llegar a confundir al lector. Por tanto, se elija la frase que se elija para promocionar un libro, hay que tener como máxima ser sinceros y directos, sin recargar ni dramatizar nuestro lema.
 
Aquí tenéis las últimas frases que os aconsejamos no utilizar en vuestras promociones:
 
5. El libro que no podrás dejar de leer. Frase típica, recurrente y de doble filo. Si el lector se compra una obra basando su elección en la promesa implícita de desconectar de sus problemas diarios sumergiéndose en una lectura absorbente y apasionante hay que asegurarse de que es eso lo que le vamos a dar. Si se siente engañado porque no sólo no olvida sus cuitas, sino que se decepciona porque la historia no da lo que promete, habremos perdido un lector que no recomendará nuestra obra y nuestro nombre a sus allegados.
 
6. El libro del verano (de estas navidades, de este otoño…). Las grandes obras no tienen caducidad como las canciones del verano. Si bien es cierto que no suele apetecer mucho escuchar “La Barbacoa” de Georgie Dann un 3 de febrero con cinco grados en la calle, Ana Karenina o El Gran Gatsby son aptos para cualquier día del año. Hay que tener mucho cuidado si se va a utilizar esa frase, pues transmite una temporalidad y transitoriedad que un buen libro no debe tener, al margen de las modas literarias de cada temporada.
 
7. La novela más (inquietante, absorbente, emocionante…) desde (nombre de un best-seller mundial). Que los escritores quieren a sus libros como si fueran sus propios hijos es un hecho del que nadie duda, pero no nos cansaremos de repetirlo: hay que tener mucho cuidado con las expectativas que con este tipo de afirmaciones se crean en el lector, quien no dudará en mostrar su enfado en internet si se siente timado, con el grave perjuicio que para la credibilidad del autor conlleva este tipo de acciones.
 
8. El libro que (los banqueros, el Vaticano, tus padres, tu esposa…) no quieren que leas. Para un lector avanzado, curtido en mil batallas literarias, lo primero que le viene a la cabeza al leer esta frase es: ¿por qué, tan malo es?
Aunque encontrar una buena frase publicitaria que resuma la esencia de nuestra obra no es una empresa fácil, merece la pena emplearse a fondo en su elaboración puesto que nos abrirá las puertas en un mercado saturado de títulos, donde la distinción de la competencia es vital para poder ser comprados, leídos y conocidos.
Sí, merece la pena hacer un esfuerzo, ser creativos, marcar la diferencia en nuestra estrategia para promocionar un libro, nuestro libro, ¿te han ayudado estos artículos? Si te ha parecido interesante, ¡gracias por difundir! Y, si te perdiste la primera parte, puedes leerlo ahora mismo aquí.  😉

Enviar comentario

6 + uno =

Nuestro asesor de edición puede resolver todas tus dudas.
Déjanos tu correo


¡¡Es el momento de apostar por ti!!

Uso de cookies

En www.mundopalabras.es utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y por motivos funcionales y estadísticos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies