Promocionar un libro: ocho frases que no debes utilizar I

Frases que debes evitar para promocionar un libro

Frases que debes evitar para promocionar un libro Promocionar un libro, he aquí uno de lo retos más importantes y difíciles a los que tendrás que enfrentarte tanto si eres un autor autoeditado como si eres cualquier otro tipo de autor que no cuente con una enorme maquinaria de marketing detrás. 

En mundopalabras sabemos que para los escritores neófitos en temas de marketing establecer un plan de medios o de comunicación puede ser una tarea ardua, cuando no imposible, y no siempre se cuenta con toda la información necesaria para acometerla.
 
Un buen eslogan, clave para la venta
 
Uno de los pilares fundamentales de un buen marketing para escritores es conseguir un eslogan que llame la atención del lector.
 
“Busque, compare y si encuentra algo mejor, cómprelo” o “¡Ahí va, los donuts!” son sólo dos ejemplos de eslóganes publicitarios que forman parte de nuestra vida y que son recordados con nostalgia veinte años después de su creación. Lo ideal es encontrar una frase que perdure en la mente de nuestros lectores y que les permita identificar nuestra obra sin dificultad.
 
Al contrario de lo que pueda parecer en un primer momento, una frase que ayude a promocionar un libro de forma eficaz no tiene por qué tener un departamento entero de expertos en marketing detrás para ser pegadiza y atrayente. Solo hace falta imaginación y ganas de sorprender.
 
Las claves de un buen eslogan: lo que SÍ se debe hacer
No existe la frase publicitaria cuya composición sea la llave maestra para abrir la mente de nuestros potenciales lectores, aunque sí son varias las características que comparten las más recordadas por el gran público:
Cortas: Just do it (Nike)
Perdurables: El algodón no engaña (Tenn)
Impactantes: Póntelo, pónselo (Durex)
Tienen ritmo: Lorenzo Lamas, el Rey de las Camas (Reig Martí)
Interpelan directamente al público buscando algún tipo de reacción por su parte, generalmente, de carácter emocional como alegría (La chispa de la vida), diversión o tristeza (Él nunca lo haría).
 
A la hora de ponerse delante del papel para elegir la frase publicitaria que articulará nuestra estrategia de promocionar un libro, y que debe ser bien visible en cada paso que demos, desde aparecer en la portada del libro hasta en las creatividades que subamos en las redes sociales, hay que buscar una conexión con el lector, hablar en su propio lenguaje, huir de las frases rimbombantes y de las sentencias hechas, que generan desconfianza y proyectan falta de creatividad por parte del autor.
 
Los eslóganes, tan necesarios como peligrosos
 
En esta entrada y en el siguiente, os mostraremos ocho frases que estamos seguros de que habéis visto más de una vez y que os aconsejamos encarecidamente que no utilicéis para promocionar un libro
 
1. El libro del que todo el mundo habla: esta frase solamente se debería utilizar si es cierto, ya sea porque estemos seguros de que la gente recomendará u odiará nuestra obra. Solo es factible para libros fenómenos tipo Cincuenta Sombras de Grey, que estuvo en boca de todos, y todas, hace un par de años, y no precisamente por su excelente calidad literaria.
 
2. La novela que te cambiará la vida. Esta afirmación es muy recurrente en libros de autoayuda y superación personal y tiene más sombras que luces. Si algún escritor se atreve a promocionar su libro con ella debería sustentarse en bases sólidas para que el posible lector no la rechace de inmediato.
 
3. El libro que todo el mundo tiene que leer. ¿Sí? ¿Y por qué? Al igual que la anterior frase, esta sentencia, que es más una orden que una sugerencia, cae por su propio peso sin un argumento que la confirme. No hay que olvidar que al lector hay que invitarle a entrar en nuestro mundo, no empujarle.
 
4. La novela definitiva sobre la existencia de (los extraterrestres, Jesucristo, una conspiración mundial masónica…). Los lectores llevamos tanto tiempo viendo en las estanterías de las librerías los libros definitivos sobre los mismos temas que ya no nos lo creemos. En caso de que sea cierto que en el libro se den datos que antes no habían salido a la luz (por ejemplo, la partida de nacimiento de Jesucristo o un selfie del autor con un habitante del espacio), hay que echar mano de ellos para completar la presentación y llamar la atención del lector.
¿Te está resultando interesante? Si quieres seguir leyendo sobre cómo promocionar un libro, puedes hacerlo aquí, no te lo pierdas, repasamos otros eslóganes que no deberías usar y ¿quizá lo estás haciendo? Gracias por ayudarnos a difundir compartiendo en tus redes sociales. 😉  

Enviar comentario

siete − tres =

Nuestro asesor de edición puede resolver todas tus dudas.
Déjanos tu correo


¡¡Es el momento de apostar por ti!!

Uso de cookies

En www.mundopalabras.es utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y por motivos funcionales y estadísticos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies