Marketing Editorial Online: los servicios editoriales y el lector 2.0

Imaginen que visitan unos grandes almacenes. Entran a una tienda y se prueban una camisa de su color preferido. Al mirarse en el espejo del probador descubren que los botones están mal cosidos y que una manga es más larga que otra. ¿Se comprarían esa prenda por muy barata que fuese y recomendarían a sus amigos ir a esa tienda? La respuesta, evidentemente, es no. Ahora, imagínense que esto mismo les pasa con un libro: encuentran en su librería, on line o física, una obra cuya sinopsis es sumamente interesante pero al comenzar a leerlo descubren faltas de ortografía, errores de sintaxis o una maquetación que hace ilegible el texto. ¿Se comprarían ese libro por muy barato que fuera o se lo aconsejarían a sus amistades? Otra vez la respuesta es no.

La aparición de internet como fuente de información ha traído infinidad de cambios a nuestras vidas. Uno de ellos es nuestra evolución como consumidores de libros. Ya no somos simplemente lectores, ahora somos lectores 2.0.
Los lectores 2.0 no sólo adquirimos un libro, lo leemos y lo comentamos con nuestros allegados, sino que, además, encendemos el ordenador, tablet o smartphone y compartimos nuestra opinión con todas las personas que forman nuestras redes sociales virtuales. Con este simple acto nos convertimos en prescriptores y podemos influir en la opinión de otros lectores dándoles un último empujón para que lean un determinado libro o, por el contrario, alejarlos de él para siempre.
Por tanto, si un libro, dejando aparte su calidad literaria, tiene deficiencias como una mala maquetación o faltas de ortografía, corre el riesgo de dar tan mala imagen al lector 2.0 que este lo vapulee en sus redes y lo lleve al fracaso aunque se lo haya descargado gratis y la historia le haya encantado.
Los autores autoeditados son los que más sufren esta situación al no tener el apoyo de una editorial que cuide estos aspectos. Para ellos es mucho más importante contar con unos buenos servicios editoriales que mimen su obra y así poder dar una imagen profesional al lector, que es algo posible por muy novel que sea.
Para subrayar la importancia de este tema, tomemos como ejemplo la evolución de la política de Amazon al respecto. Al comienzo de su andadura en el mundo de los e-books, el gigante del comercio electrónico admitía todos los textos que los autores subieran sin exigir un mínimo de calidad en su forma. Pero, a medida que los compradores-lectores 2.0 demandaban más calidad en los textos y los puntuaban negativamente por culpa de una mala maquetación o de errores ortográficos, Amazon cambió su postura, reclamando un mayor cuidado en los textos para satisfacer a los lectores 2.0 que, una vez leídos los libros, acuden a su página a dar su opinión convirtiéndose así en una enorme y valiosa fuente de reseñas.
Por tanto, a la hora de lanzar un libro al mercado los autores (sean independientes, consagrados, noveles o autoeditados) deben tener en cuenta que hay que cuidar rigurosamente la forma en la que presentan su libro al lector porque de ello depende en parte la opinión que éste se forme y más tarde transmita a todos sus conocidos, virtuales o reales.

Comentarios (4)

  • Jarment 8 mayo, 2013 at 18:14

    Totalmente de acuerdo. Yo he abandonado lecturas al ver faltas de ortografía o de redacción. A mí me causa muy mala impresión y ya no confío mucho en la calidad del escritor/a.
    Saludos

  • mundopalabras 8 mayo, 2013 at 23:21

    Hola, Jarment. Tu comentario nos sirve para volver a reflejar la importancia de una buena presentación en términos de ortografía y redacción. ¡Gracias por aportar!

  • Abiai 9 mayo, 2013 at 13:13

    Por supuesto que es fundamental una correcta ortografía, me pasaría como a Jarment, lo dejaría, no creo que un autor que tenga faltas, sea un buen autor. Repasar hasta la saciedad lo que escribimos es fundamental e incluso que alguien de nuestra confianza, le de también otro repaso.

  • mundopalabras 9 mayo, 2013 at 16:21

    Revisar es fundamental, Abiai, en efecto Revisar, revisar y revisar. Un “trabajo sucio” que el escritor no puede dejar de lado. ¡Saludos!

Enviar comentario

dieciseis − catorce =

Nuestro asesor de edición puede resolver todas tus dudas.
Déjanos tu correo


¡¡Es el momento de apostar por ti!!

Uso de cookies

En www.mundopalabras.es utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y por motivos funcionales y estadísticos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies