Manuel Valderrama, autor de El hombre de perfil

Manuel Valderrama Donaire (Sevilla, 1967), acaba de publicar El hombre de perfil, una novela caleidoscópica, cargada de humor. Más que presentarle con nuestras propias palabras, nos parece muy oportuno hacerlo con las suyas propias: “Me convertí en lector voraz por accidente y en escritor vocacional por confusión. Con doce años sufrí una fractura de fémur, que me tuvo postrado en una cama durante meses. El aburrimiento me empujó al vicio de la lectura, una adicción que, hasta la fecha, he sido incapaz de abandonar. Mis padres, de los que aprendí todo lo que de bueno hay en mí (para lo malo fui autodidacta), alimentaron este vicio".

Después de tan suculenta presentación, queremos saber más sobre este autor que apunta muy buenas maneras para esto de la literatura. Vamos allá.
 
Manuel, tu presentación nos perfila con mucha claridad el origen de tu vicio literario. No indagaremos, por lo tanto, más en ello. Centrémonos para empezar, en tu primera novela. ¿Qué va a encontrar el lector en ella?
Para empezar humor. La novela ofrece una mirada desacralizada del arte y la cultura. De hecho se podría definir como una sátira sobre el mundo de la cultura en general y sobre la literatura y la televisión en particular. También busco la complicidad del lector proponiéndole esta novela como una especie de juego narrativo. Todos los personajes, salvo Adolfo Mújica, el protagonista, son al mismo tiempo narradores. Es como si cada uno fuera una pieza del puzle que el lector completa al final de la novela.
 
¿Cuál crees que es la virtud de tu narrativa? ¿Tus entrañables personajes? ¿El humor?
Es difícil definirse a uno mismo. En esta novela, por su particular estructura con 29 narradores distintos, he tenido muy presente la necesidad de que cada personaje tuviese una voz propia, una forma particular de contar la historia. Son sus propias palabras las que los dibujan.
En cuanto al humor, es un componente que está presente casi siempre que escribo. Tiendo a no tomarme demasiado en serio, de ahí la presentación que hago de mí mismo en el libro. Reírse de uno mismo no sólo es sano, también, en cierto modo, te legitima a la hora de bromear al tratar temas que tendemos a mirar con cierta veneración, como algunos clásicos literarios, las corrientes artísticas, la religión, las relaciones paterno-filiales. Todo eso está en El hombre de perfil sin abandonar nunca el tono de broma.
La vida, a veces, es una gran broma. Y como escritor, al intentar plasmar la vida me convierto en una especie de caricaturista de las palabras.
 
¿A qué público va dirigida?
En el fondo, un escritor que todavía no ha publicado, como era mi caso cuando estaba en el proceso de creación de esta novela, no tiene una visión profesionalizada de la creación literaria. Al no tener referencias anteriores, no tienes un retrato robot de tus lectores. Por tanto, aspiras a escribir algo que te guste a ti como lector. Yo soy un lector voraz, casi compulsivo, al que le gusta encontrar libros con los que pueda reírme sin renunciar al tono puramente literario.
De todas formas, no creo que El hombre de perfil sea una novela que requiera de unas características concretas para poder disfrutarla. El humor está omnipresente y los capítulos son cortos, lo que le da mucho dinamismo a la narración. Creo que cualquiera puede pasar un buen rato leyéndola.
 
Alguien tan vicioso de las palabras como tú, estará siempre pensando en nuevos proyectos. ¿Puedes adelantarnos algo del próximo?
Me alegra que hayas puntualizado que mi vicio es de carácter filológico. 😉
Tengo una segunda novela terminada en la que vuelvo a tirar del humor para describir aquello que me rodea. En este caso algo de rabiosa actualidad, ya que se trata de una novela picaresca con la cultura del pelotazo y la crisis económica como telón de fondo. Esperemos que también pueda llegar pronto al público.
 
¿Cómo ha sido tu experiencia con editorial PezSapo?
Estupenda. He encontrado una editorial a la medida de un escritor de mis características. Hoy por hoy, no es fácil que te publiquen tu primera novela si no eres tertuliano de un programa del colorín televisivo o concursante de un reality. Estos parecen ser los requisitos que hacen atractivo a un autor novel. Por eso es tan importante que existan editoriales como PezSapo, un proyecto joven, fresco, que apuesta por la calidad literaria y por los nuevos valores. Además, conocer a Inmaculada Puche (la editora y el alma de Pezsapo) es un regalo. Establece una relación de complicidad con el autor que se nota en el resultado final del libro. La edición de El hombre de perfil está muy cuidada. No puedo estar más contento con el resultado final.
 
¿Fue fácil encontrar una editorial tradicional que apostara por ti?
Tuve mucha suerte. No tengo agente literario y no envíe el texto a muchas editoriales. Descarté desde el primer momento la autoedición. Quería que la novela saliera a la luz porque alguien apostara por ella, porque alguna editorial considerase que merecía que llegara a las librerías. No sé, quizá sea la necesidad de confirmar que a alguien que no te conoce de nada le pueda resultar interesante tu novela. Como he dicho antes, mi experiencia con PezSapo ha sido fantástica. 
 
¿Cuál es su objetivo como escritor? Conocemos a muchos autores cuyo deseo es vivir de las palabras, pero no es fácil. ¿Y en tu caso?
Escribo desde muy joven. Ya con doce o trece años escribía poemas muy románticos, muy arrebatados. Expresarme a través de la palabra escrita ha sido siempre una necesidad personal, más allá de lo profesional. Sería fantástico vivir de las palabras. No voy a negar que me encantaría ganarme la vida haciendo algo que me gusta tanto.
En cualquier caso, es poco probable que deje de escribir, aunque solo sea para mi blog. Publicar esta novela ha sido un regalo, si consigo publicar un segundo libro, un tercero… no cabré en mí de gozo. Y si alguna vez pudiera comer (o al menos beber) de lo que escribo, sería un hombre inmensamente feliz. Desde luego, no escribo con la intención de ganar mucho dinero. Aunque si alguna vez me hago rico, sea escribiendo o haciendo calceta, bienvenido sea.
 
Hablemos un poco de técnica narrativa, de sus bambalinas literarias. ¿Cómo creas tu historia? ¿Cómo desarrollas a tus personajes?
El hombre de perfil es, sin duda, una novela de personajes. En cierto modo, es la historia la que gira en torno a ellos. Algunos personajes son muy caricaturescos, casi patológicos. Quizá sea mi amor por el uso de la hipérbole en el humor de Quevedo. A veces me inspiro en la realidad y la retuerzo. Otras es fruto de la invención. Lo cierto, es que, curiosamente, a menudo lo que saco de la realidad parece más exagerado incluso que lo que nace de la imaginación.
 
Lorenzo Silva fue el último en responder a esta pregunta. Ahora quisiéramos conocer tu opinión: El mundo de la lectura está cambiando. Libros electrónicos, páginas donde leer y publicar como mundopalabras.es… ¿Qué opinión te merece el binomio literatura-tecnología? ¿Cree que páginas como mundopalabras.es son útiles para los escritores y lectores?
Todo lo que sirva para difundir la lectura es útil, por supuesto. Y mundopalabras.es es una apuesta clara por la literatura.
Como dices el mundo de la lectura está en proceso de cambio. La tecnología no se va a adaptar a la literatura. Tendrá que ser al contrario. Lo que pasa es que mientras que el mundo editorial se adapta a la nueva realidad, al modo en que los libros llegan a los lectores, pasará un tiempo. Entre tanto, nos encontraremos con aspectos positivos, como la posibilidad que nos ofrecen los distintos blogs, portales, publicaciones online etcétera; pero también con otros negativos, como la piratería. Es cuestión de ir ajustándose a la nueva realidad, pero eso llevará un tiempo.
 
Cerramos esta entrevista pidiéndote que dediques algunas palabras a todos los autores que visitan mundopalabras, un consejo que les anime a seguir escribiendo y puedan verse en el espejo que escritores como usted representan para ellos.
En realidad, soy novato en esto de publicar. Así que tampoco voy a dar lecciones a nadie sobre lo que hay que hacer. Sencillamente animarlos a que sigan escribiendo. Sin lugar a dudas, hay un buen número de escritores invisibles que por la calidad de sus obras merecerían tener un sitio en el mundo editorial. Sencillamente, les aconsejo seguir en el empeño de intentar ofrecer su visión personal del mundo y les deseo la mejor de las suertes.

Enviar comentario

18 + uno =

Nuestro asesor de edición puede resolver todas tus dudas.
Déjanos tu correo


¡¡Es el momento de apostar por ti!!

Uso de cookies

En www.mundopalabras.es utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y por motivos funcionales y estadísticos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies