Los signos de interrogación y exclamación (2)

El concepto de uso de los signos de interrogación y admiración suele estar muy claro; los utilizamos si preguntamos algo o si exclamamos, nos sorprendemos o nos admiramos.

Sin embargo, suelen aparecer errores de puntuación cuando se combinan con otros signos, y con el empleo de mayúsculas. Así que vamos a dar un repaso a los posibles fallos o despistes que podemos cometer cuando aparecen estos signos.

No es correcto suprimir el signo de apertura, tal como hacen otras lenguas. Es característico de nuestro idioma el hecho de que usamos apertura y cierre (¿? ¡!), y ello se debe a que por la construcción de las frases no disponemos de una referencia para distinguir si lo que decimos es una pregunta o una exclamación. Por ejemplo, construimos la frase exactamente igual en estos tres casos:

El jugador entrena solo.

¡El jugador entrena solo!

¿El jugador entrena solo?

Al quitar el signo de apertura (sobre todo en frases extensas), podemos confundir al lector y obligarle a leer de nuevo el texto, o incluso que no diferencie dónde empieza o acaba lo que se pregunta o exclama.

Enviar comentario

17 + tres =

Nuestro asesor de edición puede resolver todas tus dudas.
Déjanos tu correo


¡¡Es el momento de apostar por ti!!

Uso de cookies

En www.mundopalabras.es utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y por motivos funcionales y estadísticos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies