Los puntos suspensivos (3)

Usamos los puntos suspensivos entre corchetes […] o entre paréntesis (…) cuando queremos indicar que esos puntos indican la supresión de una palabra o un fragmento en una cita textual:

«¿Qué es poesía?  […] Poesía eres tú».

También podemos indicar que una cita textual no se escribe desde el inicio; sino que una parte no se menciona. En ese caso, es posible escribir puntos suspensivos al inicio de la cita, sin paréntesis ni corchetes, dejando un blanco de separación respecto de la palabra a la que preceden

Al final de la obra, don Quijote pide «… un confesor que me confiese y un escribano que haga mi testamento».

Y cuando la reproducción de la cita queda incompleta por su parte final, es posible escribir puntos suspensivos, sin paréntesis ni corchetes y sin blanco de separación con respecto al texto que antecede, para indicar que el enunciado continúa más allá de la última palabra reproducida:

Al final de la obra, don Quijote pide «… un confesor que me confiese y un escribano que haga mi testamento…», evidenciando la cordura que le asiste en sus últimos momentos.

Enviar comentario

14 − 7 =

Nuestro asesor de edición puede resolver todas tus dudas.
Déjanos tu correo


¡¡Es el momento de apostar por ti!!

Uso de cookies

En www.mundopalabras.es utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y por motivos funcionales y estadísticos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies