Claves para acertar con la estructura de una novela

La estructura de una novelaUna tarea bastante difícil a la que deben enfrentarse los escritores es construir los cimientos de su obra, es decir, trazar la estructura de una novela o ese esqueleto básico que proporcione unidad narrativa; permita trabajar con orden; y facilite el desarrollo de las ideas con fluidez y coherencia. En este artículo vamos a ofrecerte unas claves básicas para que consigas este objetivo.

Uno de los primeros pasos que debes dar para trazar la estructura de una novela es elegir la forma en la que deseas presentar tu historia, es decir, quién la va a contar: la figura del narrador. Dependiendo de los hechos que conformarán tu narración, te será más útil adoptar uno de los siguientes puntos de vista:
  • Subjetivo: el narrador puede ser un personaje cualquiera que cuenta su perspectiva de la historia o el protagonista que conduce la narración en primera persona.
  • Imparcial: aparece el narrador omnisciente que lo sabe todo (sentimientos, emociones, etc.) de la historia, pero está fuera de ella, por lo cual adopta un punto de vista objetivo. También nos encontramos con el narrador observador, el cual está mucho más limitado que el anterior, pues, como su nombre indica, solo conoce lo que observa.
No te agobies, no tienes que decidirte por uno solo; puedes cambiar el punto de vista desde el que cuentas tu historia siempre que dicha modificación esté justificada y se haga en pro de la coherencia y la estructura narrativa.
El siguiente paso sería decidir el orden en el que se desarrollarán los hechos. Puedes optar por una estructura clásica (comienzo, nudo y desenlace) u organizar tu narración con una de las siguientes estructuras:
 
  • Estructura paralela: la misma historia contada desde dos perspectivas o versiones diferentes.
 
  • Estructura circular: el principio y el final de tu obra serán el mismo.
  • Estructura convergente: historias que se intercalan de forma aleatoria.
También es importante que tengas claro desde el principio cuántos capítulos o escenas tendrá tu obra, si habrá cambios en el orden temporal (por ejemplo flashbacks), su extensión aproximada…, en definitiva, todo aquello que contribuya a organizar todos los ingredientes de tu trama y con ello a lograr la mejor estructura de la narración. Algunas herramientas que pueden serte útiles en la construcción de los cimientos de tu obra son el esquema y el mapa conceptual, las cuales afrontaremos en alguna próxima entrada.
Recuerda siempre que la estructura de una novela ha de ser una guía que te ayude, no un límite que ponga frenos a tu creatividad. Como sostiene al respecto el escritor mexicano Jorge Volpi: «Lo importante es permitir luego que historias y personajes vivan en ellas».
Esperamos haberte aportado información de interés y utilidad. Gracias por ayudarnos a difundir y también por contarnos, abajo en los comentarios, tu experiencia con esta fase de la escritura.

Enviar comentario

Once − Nueve =

Nuestro asesor de edición puede resolver todas tus dudas.
Déjanos tu correo


¡¡Es el momento de apostar por ti!!

Uso de cookies

En www.mundopalabras.es utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y por motivos funcionales y estadísticos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies