Hablamos con María Fornet

María Fornet, psicóloga y escritora

 

María Fornet, autora de Un nudo tras otro, Azul Capitana y Las mujeres de la familia MedinaHoy tenemos en mundopalabras.es a María Fornet, psicóloga coach y escritora de ficción. Vive en Londres, donde dirige un proyecto de formación para mujeres y trabaja con clientas a través de su página web. Sus tres novelas escritas (Un nudo tras otro, Azul Capitana y Las mujeres de la familia Medina) están ahora en manos de su agente.

Hola, María, gracias por estar hoy con nosotros en mundopalabras.es. Empezaré preguntándote, si me permites, por tu residencia en Londres. Leí una vez en tu perfil de Facebook tu recomendación de cambiar de ciudad al menos una vez, ¿me equivoco? ¿Qué puede aportarnos realmente esto? ¿Crees que este cambio tan importante puede influir también en nuestra faceta como escritores?

Gracias a vosotros por tenerme aquí. Sí, cierto, recomiendo a todo el mundo pasar por la experiencia de moverse de país —o de ciudad— al menos una vez en la vida. La inmigración cura muchos males de los que adolece nuestra sociedad con creces: la exposición a otras culturas, razas, religiones y modos de vivir nos obliga a enfrentarnos con la idea de que la realidad solo es una. Como escritores, más aún: la creatividad, la inspiración, nacen inevitablemente de la mezcla.

Londres ha sido y sigue siendo un salvavidas para mí, y con esto no quiero decir que haya sido todo sencillísimo, sino más bien lo contrario.

Si no me falla la información, hasta el momento tienes dos novelas publicadas: Un nudo tras otro y Azul Capitana. ¿Qué podrías decirnos sobre ellas?

Un nudo tras otro, de María FornetAsí es. Escribí Un nudo tras otro hace ya unos años y sin saber muy bien qué hacía, y es que a veces el mejor modo de embarcarse en un proyecto importante es ese: jugando. Quise reflejar mi experiencia en Londres, mis inicios, las primeras impresiones de una vida en país ajeno. Un nudo tras otro es una historia contemporánea, muy fresca y sin más pretensiones, en la que reflexioné sobre el amor, el sexo, la amistad, la traición, las inseguridades y las mentiras.

Con Azul Capitana tuve como objetivo ofrecer al lector una versión distinta —menos clínica, más humana— de algo que para mí, como psicóloga, pues es muy íntimo, como es el campo de la Salud Mental. Alejandra Olivares es ingresada en el Roble viejo, un centro al sur de Londres, en el que durante meses lucha con sus demonios y los de sus compañeros, maneja su hambre para desplazar dolencias más profundas, pinta sus traumas sobre un lienzo en las clases de arte que cada tarde imparte Matilde y trata de olvidar lo que pasó hace quince años. Azul Capitana es una historia muy especial para mí, me dejé corazón y medio en el texto durante su escritura.

¿Se trata de obras autopublicadas, cierto? ¿Qué piensas sobre este modo de editar un libro? ¿Eres una firme defensora de la autopublicación de calidad, verdad?

Soy muy defensora, como bien dices, de la autopublicación, pero no de cualquier manera. Creo en el respeto a la inteligencia del lector por encima de ninguna otra cosa, y es por eso que los autores que autopublicamos o que hemos autopublicado nuestras novelas necesitamos demostrar, en ocasiones más incluso que los que se han decidido por la vía tradicional de publicación, que nuestra obra dispone de la calidad necesaria para merecer su tiempo y su dinero: una portada cuidada, una buena descripción, un texto pulidísimo y una historia bien enlazada deberían ser requisitos mínimos.

Mis primeras novelas fueron autopublicadas, aunque en este preciso momento están retiradas de Amazon y en manos de mi agente literario. Creo que cada obra, cada decisión dentro de una carrera literaria, tiene su momento y su razón de ser, y pienso que el autor del futuro es un autor híbrido: algunas de sus obras estarán autopublicadas y otras serán publicadas de manera tradicional, y esto no responderá más que a decisiones estratégicas.

¿Sientes algún afecto especial por alguno de tus libros o el amor está repartido por igual? 😉 ¿Y por tus personajes?

Cada libro tiene su historia detrás, sus noches en vela y sus fiebres, así que no puedo elegir. Quiero pensar que algo voy aprendiendo, así que el tercero me gusta más que el primero. De cada obra, eso sí, saco un personaje que se me agarra para siempre.

En Un nudo tras otro mi personaje es Stefan: un compañero de Elisa de la oficina que dedica sus tardes a algo muy especial. De Azul Capitana, y esto sin pensarlo, Matilde: paciente del centro, octogenaria, imparte lecciones sobre arte. De mi tercera novela, Las mujeres de la familia Medina, me quedo con el bebé sin nombre, por todo lo que simboliza.

¿Sigues algún sistema de productividad para organizar tu tiempo de escritura? ¿Qué les dirías a esos escritores que siempre tienen la falta de tiempo como excusa para no avanzar en sus proyectos?

Sigo muchos sistemas de productividad, de otra manera no hubiera podido escribir mis tres primeras novelas en dos años y medio. Pienso que el hecho de ser psicóloga y coach me da un poquito de ventaja en esto: tengo mil trucos para no procrastinar, para planificar con cabeza y cumplir cada objetivo. Aunque hay muchos y siempre los adapto a mis clientas, ya que no hay dos personas ni dos circunstancias iguales, os dejo dos que podéis buscar en Google: la técnica pomodoro y el bullet journal.

Con respecto a la falta de tiempo, yo trato de recordarme que no es el tiempo lo que podemos manejar, sino las tareas con las que lo llenamos: ahí es donde podemos intervenir todos y cada uno de nosotros. Los días de Obama tienen las mismas veinticuatro horas que los míos; es cuestión de organizarnos.

¿Eres una escritora de método o te dejas llevar por la visita de las musas de una manera espontánea?

No creo en las musas ni un poquito. Creo en los ciclos de expansión y contracción, en la importancia de entender que todos pasamos por ambos y aprender a usar este conocimiento a nuestro favor.

Yo, por ejemplo, escribo mucho mejor desde septiembre hasta febrero, y el resto del año lo invierto de manera más eficiente en preparar las historias, trabajar en la web y en el resto de mis proyectos. Me ha llevado un tiempo entender esto, pero todos tenemos ciclos (en el día, en el mes y en el año). Cuando llega la hora de sentarme a escribir cada día, el método es solo uno: escribo. Cuando tengo ganas y cuando no, cuando lo estoy haciendo genial y también cuando lo que está saliendo es un churro. Todos los días. Sin excepción.

Azul Capitana, de María Fornet¿Te has formado de alguna manera para ser mejor escritora? ¿Qué opinas de los cursos de formación?

La realidad es que sigo formándome como psicóloga, por lo que mi tiempo es limitado. Tengo pendientes un par de cursos que me hace mucha ilusión hacer, dispongo de mil y un manuales de escritura que leo y releo cada cierto tiempo, y estudié formalmente corrección ortotipográfica hace solo unos meses por puro placer.

Yo misma soy formadora. Imparto cursos a mujeres sobre asertividad, manejo del estrés, prevención de abuso, coaching psicológico y muchas cosas más, y pienso que la regla general responde a un esquema sencillo: a más formación, mejor, aunque con un pero: tampoco dejemos que la titulitis nos frene para ciertas cosas. No necesitamos un título nuevo a cada paso del camino.

¿Qué es escribir para María Fornet? ¿Hay algo de sufrimiento para ti en la escritura o todo se reduce al placer y la catarsis?

Bueno, igual suena extraño, pero es que para mí escribir no es placentero, o digamos que raramente es placentero. Para mí escribir es escarbar, reordenar, iluminar y dar forma, es un esfuerzo real que de ningún modo resulta relajante, sino más bien lo contrario. No tengo la sensación de hacerlo por gusto, más bien siento que lo hago por necesidad, porque es mi manera de conectar conmigo y con los otros. Cada uno tiene un idioma y este es el mío. No estoy segura de haberlo elegido, pero estoy agradecida de tenerlo en mi caja de herramientas.

En alguna de tus publicaciones en redes o blog he leído que le das mucha importancia a la figura del mentor/a y que esta se puede encontrar de múltiples maneras. ¿Tienes algún mentor/a para esto de la escritura?

Cierto, mucha importancia. Para mí un mentor es alguien que te sirve de ejemplo, que comparte con generosidad y te enseña —consciente o inconscientemente— el mapa de ruta en el camino hacia tus sueños.

Para encontrar mentor hacen falta dos cosas: tener los ojos siempre abiertos y un poquito de suerte. Yo he tenido la suerte de tener muchísimos: mis escritoras favoritas, mi agente y mi supervisora clínica; las otras tres directoras de mi organización; también mis amigas, mis hermanos, mis hermanas. Mis padres y mis profesoras. Muchos, pero sobre todo muchas.

¿Hay mucho de María Fornet, de tu vida diaria, de tu entorno, de tu trabajo… en las historias que creas?

Todo lo que escribo, soy yo: los buenos y los malos; los lugares y las costumbres; los secretos; los hábitos. Todo, cada línea de lo que he escrito, es mi luz y mi sombra; mi pasado, mi presente y lo que yo entiendo por mi futuro.

Recientemente acabas de finalizar una nueva novela, ¿cierto? ¿Las mujeres de la familia Medina se llama?, ¿qué podrías contarnos sobre ella?

¡Sí! Estoy muy emocionada con esta historia, tengo mucha ilusión y muchas esperanzas puestas en ella. La he acabado hace muy poquito y ahora mismo está, junto con mis dos novelas anteriores, en manos de Ana, mi agente.

Las mujeres de la familia Medina es una historia muy diferente a mis otras dos anteriores. Es más madura, más claroscura. Manuela Medina, la protagonista, vuelve a su pueblo —que es el mío, Dos Hermanas— tras veinte años de exilio, para reencontrarse allí con una madre enferma, una finca de olivos verde y dorada como verde y dorada es Andalucía, y un puñado de fantasmas.

Como psicóloga de profesión que eres, ¿piensas que la literatura (bien la lectura, bien la escritura) puede tener efectos terapéuticos? En caso afirmativo, ¿qué recomendarías en este sentido a alguien que nos esté leyendo y pueda estar pasándolo mal en estos momentos?

Escritura y lectura son, sin lugar a dudas, ocupaciones con un importante componente terapéutico; ahora bien, no todo lo terapéutico es relajante ni sencillo, no todo lo que a la larga nos hace bien es un camino recto.

Si estás leyendo esto y no te encuentras bien, pide ayuda. Levanta el teléfono y llama a un amigo, lee un libro que te saque un rato de eso que te angustia, cocina tu comida favorita. Si estás asustado y piensas que se te puede ir de las manos, no lo dejes: ve al médico o al psicólogo, pide cita ahora mismo. Muchos han estado donde estás tú y hazme caso cuando te digo que puedes salir de esta. De verdad: puedes salir de esta.

¿Sueles quedar satisfecha con lo que escribes o te exiges demasiado y tienes que publicar para no volver a releer y corregir?

Publico cuando ya no veo detrás de lo que leo, cuando las palabras, de tanto verlas, han dejado de tener sentido, lo que suele ocurrir después de darle muchas —muchas muchas— vueltas al texto. Así que no, no suelo quedarme cien por cien satisfecha, es por eso que no me gusta volver a abrir mis libros pasado un tiempo.

¿Te sientes cómoda en el papel de promocionar tus libros? ¿Compartirías con nosotros qué te ha funcionado mejor hasta ahora a nivel de marketing y visibilidad?

No puedo decir que me sienta comodísima, es la verdad. Me encanta hablar de mis libros, pero me cuesta convencerme de que debo promocionarme cuando pienso en que algunas de mis lectoras aún no han leído a Virginia Woolf; qué podría yo aportarles.

En cuanto a qué me funciona mejor, pienso que mi web e Instagram, pero porque los disfruto mucho, de igual manera que soy un auténtico desastre con Twitter o con Facebook, de manera que entiendo que ese es mi truco: no fuerces demasiado, porque se nota. Busca tu público y conecta con él en el medio en el que te sientas más cómoda.

¿Lees mucho? ¿Papel, libro electrónico o ambos? ¿Alguna manía o costumbre relacionada con esta actividad?

Leo mucho y, como para casi todo, soy muy anárquica. Me gusta más el papel, pero también uso el electrónico. Manías, muy pocas, quizá solo una: no me acabo nada que no me convenza, no creo en la lectura por obligación.

Hay que leer solo por dos motivos, que casi siempre son los mismos: para aprender y por gusto.

Podéis conocer mejor a María en su web: http://www.mariafornet.com/.

Últimamente nos gusta cerrar nuestras entrevistas con una pequeña batería de frases que requieren una respuesta muy breve, ¡vamos a ello!

Tu principal fuente de inspiración es… Mis clientas, mis alumnas: Mujeres que quieren mejorar su vida y, a pesar de las circunstancias, se esfuerzan en poner los medios
Para llamar a las musas nada como… Leer, ir a la Tate Modern, salir de viaje
Tu lugar preferido para escribir… Mi mesa de estudio
¿Prefieres el día o la noche?, ¿el silencio o algún sonido de fondo? El día; música clásica o jazz
¿Alguna superstición? Seguro
Un sueño como escritora… Ver mis libros en todos los aeropuertos
Tu escritor/a favorito/a… Virginia Woolf
Un personaje literario que te cautivara especialmente… Jane Eyre
La novela que te hizo llorar… ¿Vale llorar de la risa? Buenos presagios, de Terry Pratchett y Neil Gaiman

Y un nuevo apartado, “muy personal”, para poder conocer un poquito mejor a los autores que pasan por mundopalabra.es:

Tu comida favorita es… El desayuno
Serías capaz de insultar si… Y solo si, la persona de en frente fuese capaz de contestarme
Tu ciudad favorita es… Hoy por hoy, Londres
Lo que te hace más feliz… Mi marido, mis libros, mi familia, el arte
Lo que más odias de este mundo… No lo sé, odiar es fácil, no requiere de mucho: El calor, las revistas para mujeres (contra mujeres, si me preguntas), la gente que dice «ni machismo ni feminismo», que se me enfríe el plato en la mesa…
Una manía personal… Enciendo una vela siempre que escribo ficción
¿De qué te disfrazarías en una fiesta de disfraces?… No lo sé, la verdad. Pienso que para disfrazarme, ya escribo novelas
Ahora mismo estás leyendo… Llamadme Alejandra, de Espido Freire —recomendadísima—, y un manual de coaching psicológico cognitivo conductual en inglés

Gracias por todo, María, ha sido un placer tenerte con nosotros en mundopalabras.es. ¡Hasta pronto! 😉

Enviar comentario

14 + Trece =

Nuestro asesor de edición puede resolver todas tus dudas.
Déjanos tu correo


¡¡Es el momento de apostar por ti!!

Uso de cookies

En www.mundopalabras.es utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y por motivos funcionales y estadísticos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies