Hablamos con José Antonio Roldán Sánchez

José Antonio Roldán, autor de "Tras la huella del misterio"

José Antonio Roldán, autor de "Tras la huella del misterio"Hoy hablamos en mundopalabras.es con José Antonio Roldán Sánchez (Barcelona, 1976). Divulgador y escritor. Ante todo se considera un buscador de respuestas. Siempre ha tenido presente que “todo pasa por algo” y por eso precisamente intenta averiguar qué es ese algo en cada momento. Autor versátil y todoterreno es capaz de moverse como pez en el agua en el terreno del ensayo y de navegar por las dificultosas mareas de la novela.
Autor de: “Veracruz, el misterio en estado puro”, Ediciones Dédalo (2012),”Diario de un psicólogo: desde que fui hasta que dejé de serlo”, Ediciones Karussell (2014), “Guárdame, ¡por favor!” y “En la búsqueda. Testigos, protagonistas del misterio”, ELB Ediciones (2015). “Misterios. Ayer, hoy y siempre” Ediciones Oblicuas (2016). Reedición de: “Veracruz, el misterio en estado puro”, “Diario de un psicólogo: desde que fui hasta que dejé de serlo”, “Guárdame, ¡por favor!” y “En la búsqueda. Testigos, protagonistas del misterio” en Editorial El Guante Blanco (2016). “Tras la huella del misterio” Editorial Círculo Rojo (2017). Exdirector del periódico Mundo Parapsicológico, coordinador de la sección Arqueología Prohibida en el periódico Enigmas Express de la revista Enigmas, co-director de la publicación Años Luz. En la actualidad, copresenta y codirije el programa radiofónico En la búsqueda junto a Yolanda García. Colaborador habitual de revistas como “Más Allá”, “Año Cero” y “Enigmas”, además de otros medios de comunicación nacionales e internacionales.

Hola, José Antonio, encantados de tenerte hoy aquí en mundopalabras.es. Empezamos, ¿cómo les resumirías brevemente a nuestros lectores de qué trata tu último libro, Tras la huella del misterio?

Es un ensayo, no al uso, donde expongo el estudio de varios casos relacionados con lo paranormal, ovni, insólito y extraordinario. Más de dos décadas de mi vida reflejadas en varias investigaciones, alguna de ellas que han ocupado varios lustros y que todavía siguen siendo un “expediente X” abierto.

Decía que no es un ensayo al uso, porque Tras la huella del misterio es algo más. En mi obra reflejo las vicisitudes que he tenido que pasar a lo largo de estos años para dar con alguno de los casos, para poder afrontar su estudio y sobre todo cómo poder llegar a los testigos, los principales protagonistas del misterio. Muestro también parte de mi forma de ser y de hacer, la parte más humana de una persona dedicada a la búsqueda de respuestas en cuerpo y alma, cómo se intenta compaginar la vida “normal” con estas temáticas que siguen buscando su lugar en la sociedad que nos tocó vivir.

¿El misterio es el tema central, común, del resto de los libros que has escrito? Háblanos, si lo deseas, de otras de tus obras.

El misterio es el tema central de mi vida, por lo que eso se ve reflejado en mis “hijos” literarios. Cuatro de ellos son ensayos sobre temática enigmática e insólita y los otros dos son novelas de humor negro, que utilizo a forma de crítica de algunos aspectos del mundo en general y de los misterios en particular.

¿Por qué escribir sobre este tema? ¿Te apetece compartir con nosotros cuándo surgió el interés, la pasión, por adentrarte en esta parte de la realidad, tan desconocida y oculta para muchos?

Este libro, y varios de los anteriores, son una consecuencia de muchos años en el estudio de los mal llamados temas de frontera. Desde el 1995 estoy muy metido en los medios radiofónicos y en diferentes publicaciones del sector y eso me ha llevado a conocer a centenares de personas que han tenido algún tipo de experiencia inexplicable. Gran parte de esos casos, por diferentes motivos, nunca saldrán en los medios de comunicación, pero otros sí que he podido, con el consentimiento de las personas protagonistas, ir publicándolos. Es una forma, el hecho de incluirlos en libros, de hacer ver que hay muchos casos de esta índole y que al contrario de lo que se nos ha ido inculcando, desde los propios medios temáticos de misterio, sí que hay muchas de esas personas que quieren contar su vivencia, porque piensan, y yo así lo creo, que es una forma de poder llegar a conocer qué les pasó en realidad. Además que se sienten escuchados. A mí realmente me importa, y mucho, lo que les pasa y pienso que eso logro hacérselo llegar y por eso me dan la oportunidad de mostrar al mundo que algo está pasando y que por ahora se escapa de nuestro entendimiento.

Mi interés por estas temáticas no tiene un punto de inicio en concreto, porque es inherente a mi persona, a mi forma de ser y yo diría, aunque pueda parecer descabellado, que es inherente a cada uno de los seres que habitamos este hermoso planeta azul. Las dudas existenciales nos acompañan al nacer como si fuera un equipaje y nos siguen acompañando a lo largo y ancho de nuestra existencia. En lo personal tuve la gran suerte de nacer en una familia que siempre ha tenido un gran interés por estos temas y desde pequeñito he visto como algo normal escuchar historias que muchos tildan de “anormales”, pero que si miramos con sentido crítico e imparcialidad las cifras de casos divulgados y con ello nos hacemos una idea de los que aún están por divulgarse veremos que estamos ante unos números muy importantes. Lo “anormal” debe tender a normalizarse, porque sencillamente es así. Quizás el morbo, la oscuridad, el miedo por el miedo venda más, pero yo quiero mostrar y demostrar lo que realmente hay, sin colorantes ni conservantes.

¿Cuánto tiempo te llevó la fase de investigación/recopilación de las historias que recoges en Tras la huella del misterio?

Me llevó y me lleva. Pues sin exagerar te puedo decir que en algunas de esas historias estoy metido más de dos décadas y todavía están sin explicar, por lo que puedo estar toda la vida tras esa huella del misterio que esconden. En alguno de los casos he actualizado datos para incluirlos en el libro y tras enviarlo a la editorial ya me han surgido varias novedades para aportar en nuevas ediciones a esas historias. Es algo vivo. Tienes que estar atento y en contacto directo con los protagonistas de cada hecho para ir viendo la evolución y por suerte en la mayoría de ellos puedo ir haciéndolo.

¿Cuál de las fases de creación de tu libro disfrutas más, el contacto personal con los protagonistas de los casos que investigas o la soledad de poner orden a todo lo vivido a través de la escritura?

Ambas. La primera de ellas, la del contacto directo es muy enriquecedora y te da energía para seguir en la brecha. Es como un subidón de adrenalina. Algo difícil de explicar. Ese hombre o mujer que tienes delante te está contando una experiencia personal y única que en la mayoría de casos ni ha llegado a decírselo a personas cercanas y te lo está confesando a ti. Es toda una responsabilidad.

Cuando estás estructurando el texto de lo que será el libro, poniendo en orden los datos, corroborando informaciones, revisando otros casos similares para encontrar detalles que puedan aportar luz al caso en sí, etc., es algo también muy enriquecedor, porque te da la oportunidad de reflexionar desde la distancia, utilizar el sentido crítico. Tienes que pensar qué forma será la mejor para exponer cada historia, no olvidarte de ninguno de los detalles vividos y siempre intentar ser un puente de unión entre el caso y el lector. Intento hacerle llegar toda la información posible al lector para que él se pueda hacer una idea global de la vivencia y pueda utilizar, a su vez, el sentido crítico y llegar a conclusiones válidas sobre lo que ha podido pasar. Muchos de ellos luego se ponen en contacto conmigo para contarme experiencias personales o para aportarme su forma de ver cada caso. Me encanta interactuar con ellos. Me da vida.

¿Y lo más difícil? ¿Cuáles son los mayores escollos que has tenido que sortear hasta cumplir con el objetivo propuesto con esta obra?

Lo más difícil es siempre poder acudir a todos los casos que me llegan. Uno es humano y no puede estar en todos los sitios a la vez. Me llegan historias desde todos los puntos del planeta y ya me gustaría poder estudiarlos todos en persona, pero es imposible. Hasta que no se hagan realidad los viajes espacio-temporales la cosa está complicada. No dejo de hablar con la persona y desde la distancia siempre sigo el caso y si puedo ponerlo/a en contacto con algún colega lo hago.

Los mayores escollos son siempre la falta de tiempo y de dinero, como es lógico. Uno no es millonario y se tiene que costear los viajes de su bolsillo, por lo que algunos de ellos se quedan anotados en el bloc de futuros destinos y si tengo la suerte de poder acercarme a un lugar cercano iré.

¿Piensas que existen demasiados prejuicios entre los lectores para enfrentarse a libros de esta temática?

Somos humanos. Tenemos prejuicios hasta para tener prejuicios, por lo que veo normal que existan prejuicios cuando dices que escribes sobre fenómenos extraños. Si se supera esa barrera y se lee algunas de mis obras el lector verá que no distan mucho de otro tipo de ensayos y que son historias de la vida cotidiana. Sí, “historias de la vida cotidiana”, porque la mayoría se producen en el día a día y gran parte de ellas en más de una ocasión, pudiendo afectar a la persona y su forma de relacionarse con el entorno.

Quien lea el libro verá que yo expongo el caso, todos los datos habidos y por haber del caso, los testimonios, las ubicaciones, todos los detalles y no intento vender humor. No intento convencer a nadie de nada, porque yo soy el primero que deseo saber qué se esconde detrás de cada historia. Si la explicación es lógica y racional será bienvenida y si no logro dar con ninguna coherente también lo diré, pero siempre dejando la puerta abierta a que alguien la pueda explicar o yo mismo en un futuro pueda dar con la respuesta a la incógnita que planteo.

¿Cuál de tus obras te ha dado mayores alegrías?

Todas. Siempre se suele decir que la última, al igual que hacen los actores y directores en la promoción de su última película, pero te mentiría. Como lo doy todo y más en cada uno de mis libros el solo hecho que algún lector me hable sobre uno de ellos ya me hace saber que mereció la pena escribirlo y el esfuerzo que ello conlleva.

¿Cómo te definirías como lector? ¿Lees mucho? ¿Eres más de librerías o de bibliotecas? ¿De libro en papel o electrónico?

Un lector ávido, tenaz y perseverante, porque siempre intento acabar el libro que cae en mis manos aunque no me termine de convencer. Valoro el trabajo del escritor e intento comprender a qué punto quería llegar.
Sí, leo mucho. Todo lo que puedo. Soy más de librería, aunque también tienes que sumergirte en alguna que otra biblioteca o archivo histórico para indagar sobre alguno de los casos que estudio. De todo un poco, como en botica.
Sin lugar a dudas del libro en papel. No hay nada comparable al hecho de sentir en las yemas de los dedos el tacto de las páginas, saber que tienes entre tus manos un pedacito del alma de un escritor/a e incluso darte el gusto de quedarte frito con un libro sobre el pecho, ¿lo has probado alguna vez?…

¿Tienes algún/a autor/a de referencia?

Muchos, como es lógico, pero si hay que destacar a varios me decantaría por Poe, Lovecraft y King.

¿Te gusta leer algún género en concreto o disfrutas con cualquier tipo de libro?

Me gusta leer de todo. No cierro las puertas a ningún género. Como de todo se aprende en la vida intento aplicarme el dicho y leer todo lo que cae en mis manos. Se encuentran verdaderas joyas en libros de cortas tiradas y bodrios de gran magnitud en best-sellers de miles de copias vendidas. Devoro novelas con tintes de misterio, pero también ensayos de todo tipo.
Gracias al programa de radio En la búsqueda, que realizo junto a Yolanda García, nos llegan muchos libros de misterio, novela y ensayo, y aprovecho para ver qué se está cociendo en dichos géneros.

¿Tienes nuevos proyectos literarios a la vista?
Sí y bastantes, la verdad. Estoy intentando acabar dos novelas que quieren ser acabadas hace bastante tiempo y por h o por b no hay forma de darles fin, pero estoy en ello. Tengo varios ensayos en preparación y perfilando la que será la segunda parte de En la búsqueda. Testigos, protagonistas del misterio.

Últimamente nos gusta cerrar nuestras entrevistas con una pequeña batería de frases que requieren una respuesta muy breve, ¡vamos a ello!

Tu principal fuente de inspiración es… la vida y las experiencias que ella me permite tener.

Para llamar a las musas nada como… ponerme delante del ordenador con una taza de café de esas que quitan el sentido… mano de santo. Además que conocí hace casi seis años a mi musa personal, Yolanda, a la que dedico cada una de mis obras, porque es la persona que da sentido a mi existencia.

Tu lugar preferido para escribir… mi despacho y casi siempre con la única luz de la pantalla del ordenador.

¿Prefieres el día o la noche?, ¿el silencio o algún sonido de fondo? Como mientras escribo no sé si es de día o de noche me da lo mismo la hora que sea y como duermo muy poco me pongo a escribir cuando puedo y listo.
El silencio solamente roto por el sonido de las teclas.

¿Alguna superstición? Muchas. Si tengo que comprar lotería que acabe en ocho, por ejemplo y si escribo sobre misterios… imagínate las que puedo tener…

Un sueño como escritor… poder dedicarme plenamente a escribir y estar en contacto directo con mis lectores. No es para quedar bien esto último… es que lo necesito.

Tu escritor/a favorito/a… Stephen King

Un personaje literario que te cautivara especialmente… muchos. Sería difícil escoger. Pero espero hacer algún día una novela con mi madre como protagonista, porque quiero que el mundo conozca la fuerza que tuvo y la gran persona que era.

La novela que te hizo llorar… removerme por dentro muchas, pero no soy de lágrima fácil. La vida me ha llevado casi a que se me sequen los lagrimales.

Y un nuevo apartado, “muy personal”, para poder conocer un poquito mejor a los autores que pasan por mundopalabra.es:

Tu comida favorita es… la que me recuerda a mi abuelo Antonio y a Ana, mi madre, que eran los que cocinaban en casa, estilo lorquino. A mí me encanta cocinar y experimentar en mis guisos, pero el punto que ellos le daban a la comida era mágico.

Serías capaz de insultar si… nunca hay que recurrir al insulto. Ni al insulto ni a la violencia, física ni verbal.

Tu ciudad favorita es… Barcelona.

Lo que te hace más feliz… poder compartir mi vida con la persona que amo.

Lo que más odias de este mundo… la pérdida de humanidad de la raza humana.

Una manía personal… pensarlo y planearlo todo hasta el último detalle.

¿De qué te disfrazarías en una fiesta de disfraces?… llevo el disfraz de persona humana todo el año.

Ahora mismo estás leyendo… El día que se perdió la cordura de Javier Castillo, Teutuburgo de Valerio Massimo Manfredi y El Secreto de Edgardo Mortara de David I Kertzer. Nunca leo un único libro. Siempre un mínimo de tres. Rarezas que tiene uno.

Gracias por todo, José Antonio, ha sido un placer tenerte aquí con nosotros y poder “charlar” y conocerte mejor. Gracias a vosotros por vuestro apoyo. Da un gustazo enorme encontrar a personas como las que integráis www.mundopalabras.es. El plasmar las ideas de uno en tus obras es gratificante y más cuando te da la oportunidad de poder conocer a gente que ama la literatura como vosotros.

 

Enviar comentario

diecisiete − uno =

Nuestro asesor de edición puede resolver todas tus dudas.
Déjanos tu correo


¡¡Es el momento de apostar por ti!!

Uso de cookies

En www.mundopalabras.es utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y por motivos funcionales y estadísticos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies