Hablamos con Gabriela Quintana

Hoy os presentamos a Gabriela Quintana, autora de Me llamo Ángela y tengo un cromosoma más.

Pequeña biografía que te interese destacar

Gabriela Quintana nació en México. Lic. en Comercio Exterior y Aduanas, Máster en Programación Neuro-lingüística (PNL). Diplomada en Literatura Norteamericana por la Facultad de Filosofía y Letras de la Buap (Puebla, México). Educadora en Masaje Infantil por la Asociación de Educadores en Masaje Infantil (AEMI) Barcelona y profesora de inglés y francés. Ha cursado muchos talleres de escritura de cuento, novela y guión, así como Literatura tanto en México como en España. Su pasión por las letras y la escritura ha estado siempre presente desde niña, habiendo publicado dos cuentos a los 9 años en la revista “Lo Nuestro” (Tabasco, 1986). Cuenta con 2 libros impresos, “Baúl de Cuentos” (2012) y “Baúl de Cuentos 2” (2017). Un libro digital: “Me llamo Ángela y tengo un cromosoma más” (2017). Algunos de sus relatos han sido publicados en revistas digitales literarias como: “Y Latina” en Gijón (2016), “Monolito” (México, 2016), “Aeroletras” (México, 2016), así como en antologías impresas: “Microrelatos: Fuego, Aire, Agua, Tierra” de Letras con Arte, Madrid, 2015; “40 colores incluido el negro” Gijón, Asturias, 2016. Ganadora en el concurso de relato corto convocado por el Instituto Municipal de Arte y Cultura de Puebla (IMACP) para la publicación de la antología “Breviario” (Puebla, México, 2016). Ganadora en el concurso convocado por el Instituto Lux para la antología “Cuentos para la Paz” (León, Gto, México 2017).

Miembro de la Asociación de Escritores Noveles (AEN) en Gijón, Principado de Asturias, España, desde Noviembre 2015.

Hola, Gabriela, gracias por “charlar” con nosotros un rato en mundopalabras.es. Lo primero que me gustaría preguntarte es cuál es tu relación con el mundo de las letras. ¿Desde cuándo escribes?, ¿cuántos libros has publicado hasta el momento?

Hola, los primeros cuentos, dos, que me publicaron fue a los 9 años, puedo decir que es mi vocación y aunque tomé otros caminos ya siendo adulta, volví a lo que me gusta, la literatura. Me han publicado 2 libros en papel y uno digital. He participado en concursos donde mis relatos o mini ficciones (adulto) han sido seleccionados para Antologías, sobre todo en España, pero también México. El cuento más reciente que fue seleccionado para una Antología fue en México, en el género infantil.

Publicaciones: Baúl de Cuentos, Baúl de Cuentos 2, Me llamo Ángela y tengo un cromosoma más.
Antologías: Microrrelatos: Fuego, Aire, Agua, Tierra” de Letras con Arte, Madrid, 2015.

Microrrelatos Otoño e Invierno”, Madrid, 2016.“40 colores, incluido el negro”, Asociación de Escritores Noveles, Gijón, España, 2016.Ganadora en el concurso de relato corto (adulto) convocado por la Escuela de Escritura La “E” del Instituto Municipal de Arte y Cultura de Puebla (IMACP) para la publicación de la antología “Breviario” (Puebla, México, 2016). Ganadora en el concurso convocado por el Instituto Lux para la antología “Cuentos para la Paz” (infantil, León, Guanajuato, México, 2017).

¿Qué significa para ti escribir, Gabriela? ¿Cuál es la motivación principal que te lleva a coger la pluma o sentarte frente al ordenador?

Me parece que son muchos los motivos, soy amante del arte en todas sus manifestaciones, fotografía, escultura, pintura, literatura, música, patinaje artístico, etc. Alguna vez tomé cursos de pintura al óleo y el tiempo no existía mientras me perdía en el lienzo que tenía frente a mí. De igual manera me sucede con la escritura. Cuando comienzo un texto, no veo el tiempo pasar, simplemente me meto en mi propio mundo. Escribir es mi mejor medio de expresión, no soy buena pintora,jeje. Escribir me da claridad mental, organización de ideas y sobre todo sacarlas de mi cabeza y bajarlas al papel, que es mi lienzo, para dar espacio a otras nuevas.

Recientemente has publicado Me llamo Ángela y tengo un cromosoma más, ¿cuál fue el germen de esta obra?

La intención de este libro es la de ofrecer información que permita eliminar tabúes en la sociedad, partiendo del hecho de que mi sobrina nació con el Síndrome, lo cual movió no sólo el piso, sino también la conciencia de toda la familia.

La fuente de reflexión para mí fue Ángela. Es un tema desconocido para la gran mayoría de las personas que no tienen contacto con algún vecino, familiar o conocido que tenga down. Las nuevas generaciones ya no se quedan calladas a esperar la información, ahora la buscan, preguntan, cuestionan, señalan, es por esto que muchos educadores y padres de familia se quedan sin respuestas, ya que no fuimos instruidos en esto, al contrario, se ocultaba como si se tratase de alguna enfermedad. Es necesaria una transformación de la sociedad hacia la tolerancia, la inclusión, la comprensión y aceptación de las diferencias, sobre todo desde la más temprana edad, en los niños y jóvenes para que lleven a cabo ese cambio en beneficio de todos. No se puede hablar de una evolución y desarrollo del individuo, dela sociedad, sin esos factores.

¿Cómo definirías en un máximo de cinco líneas de qué trata este libro?

El libro trata de una niña con síndrome de down que relata su vida diaria, mostrando que no dista mucho de la vida común y rutinaria de cualquier niño/a de su edad. Muestra algunas diferencias, que debido al síndrome, los demás deben tener más paciencia con ella, ya que su desarrollo se da como todos, pero en un periodo de tiempo más largo.

¿Qué objetivo te propusiste con Me llamo Ángela…, Gabriela?

El objetivo fue que quienes lo lean, tanto adultos como niños tengan un acercamiento a esta condición, y sepan que no es una enfermedad. Deseo que cuando tengan contacto con un adulto o niño down, sean comprensivos, pacientes y eviten discriminarlos o señalarnos. Me gustaría que los acojan e incluyan como personas que sólo requieren un poco más de atención o paciencia. Para mí era necesario transmitir que son personas muy nobles, carentes de malicia y les brinden protección.

¿Existe tanto prejuicio, tanto desconocimiento sobre el Síndrome de Down aún en la sociedad?

Sí, lamentablemente, sí. Todavía la gran mayoría cree que es una enfermedad que se cura. Las personas que no conocen a alguien con el síndrome, simplemente no tienen idea de lo que se trata. Eso es un tema que hemos comentado en mi familia y lo hemos vivido.

¿Qué acogida está teniendo tu obra entre los lectores?

Creo que somos muy afortunadas todas las personas involucradas en el proyecto, ya que ha tenido muy buenas reacciones y acogida. Los comentarios han sido de elogios y el reconocimiento de lo necesario de crear libros para niños que aborden el tema de manera natural, promoviendo la equidad y de la mano con la evolución humana (humanista), alternativa a la tecnológica, a la cual le han dado mayor peso. El ser humano debe estar de nuevo en el centro de todo, más allá de la globalización. Ha gustado mucho el libro y me llena de satisfacción poner un granito de arena para rescatar los valores humanos a través de una de las poblaciones más sensibles y que han sido dejadas de lado en la historia.

¿Se trata de un libro destinado a adultos o a niños?

Este libro va dirigido a niños, pero como hay pequeños que no saben leer, “de paso”, llegamos a los adultos con el objetivo de sensibilizarlos y romper esquemas y paradigmas.

¿Qué ha sido lo más bonito y lo más difícil de todo el proceso de escritura de tu libro?

Uff. Muchas cosas. Es imposible escribir sobre un tema tan delicado sin herir susceptibilidades, ya que cada familia con un [email protected] con Down pasa por muchos procesos. Empiezan con la aceptación desde el día del parto, los cuestionamientos: ¿por qué a mí?, ¿en qué fallé?, ¿cómo no lo detectamos a tiempo?, ¿hay solución?, etc. etc. Cada familia lo vive diferente.

De la aceptación pasan al ¿cómo?, es decir, qué sigue, ¿ahora qué haremos? Luego buscan orientación y se acercan tanto a familias con un [email protected] Down o bien, a alguna fundación, por recomendación del pediatra. Después se dan cuenta de que es mucho trabajo, pues el desarrollo es más lento, pero lo hay, y pueden llegar a hacer grandes y valiosas cosas estos niñ@s, pero creo que todo depende de la acogida que reciban (amor, paciencia, cuidados, terapias), en primera instancia, en el hogar y después en su entorno. Todo niñ@ florece a pesar de cualquier obstáculo cuando tiene los ingredientes y nutrientes básicos, así como las plantas. El libro surgió también de la convivencia con 3 niñ@s Down cercanos a mí.

El principal reto que tuve fue darlo a leer a familias con hijos Down y que aprobaran lo que había escrito, de manera objetiva. Eso ya es demasiado pedir, ya que de manera indisoluble, los sentimientos van de por medio en la lectura. Las críticas fueron duras y decidí guardarlo en un cajón, hasta que un día me armé de valor y me dije que tenía que publicarlo. Ángela fue mi motor y la inspiración a no rendirme, pues ella no se rinde jamás. Eso fue lo más bonito.

¿Has tenido que superar muchos obstáculos para publicar este libro?

Las críticas a los primeros borradores. Me parece que eso fue todo.

¿Qué sentiste cuando tuviste esta obra entre tus manos?

Por el momento el libro es digital, pero si lo imprimí y fue una gran satisfacción, tanto como sueños materializados. Es una aportación para mi sobrina y todos los niños. He querido sembrar una semilla y espero que crezca y dé frutos positivos en la sociedad, sobre todo a las nuevas generaciones, tan ensimismadas y tecnológicas que parece que no les han enseñado los valores universales.

¿Lees mucho? ¿Recuerdas cuál fue el libro con el que te enganchaste a la lectura?

Sí, leo mucho, desde niña, aunque no los devoro. Leo a conciencia y hago anotaciones. En México, en la época de los setentas y ochenta no llegabanlibros con facilidad, así que eran muy valorados, casi intocables. Las bibliotecas en casa podían estar empolvadas, pero los libros bien cuidados, sin un rasguño. La verdad no tengo ningún libro en especial que me haya enganchado, prefería escribir, lo hice. Escribí varios cuentos desde los 9 años y los ilustraba, pero solo me publicaron dos. A los 15 años leí un libro que fue mi favorito por muchos años: Cuentos de la Alhambra de Washington Irving.

Parte de tu esfuerzo está encaminado a que los niños lean y se sientan entusiasmados con esta apasionante actividad. ¿Consideras tan importante la adquisición del hábito lector durante la infancia? ¿Qué consejo les darías a algún padre/madre que nos esté leyendo y no sepa cómo contagiar este “gusanillo” en sus pequeños?

Es tan importante la lectura como la escritura en los niños. Las psicólogas los ponen a dibujar, me parece más importante que los pongan a escribir, cuando estén en edad de hacerlo. Para motivarlos a leer, considero que es dejarlos escoger el libro que deseen y no presionarlos a leer ni a terminar el libro. Empezar a leerles antes de dormir, en la cama, que se duerman con historias de osos, conejos y todo el reino animal. Después, que escriban y creen su propio mundo. La escritura es el mejor medio de expresión para un niñ@, les ayuda a comprender a su familia, su entorno, pues requieren de todos los sentidos para interpretarlo y transmitirlo en palabras. Cuando ya lo escriben, es que ya lo tienen interiorizado, le han dado sentido a lo que viven. Empezarán a comprenderse a sí mismos, y por ende, a la realidad que los rodea. El resultado será a largo plazo, personas con responsabilidad y sentido crítico, objetivo. Escribir y leer van de la mano.

¿Algún nuevo proyecto literario entre manos que te apetezca contarnos?

Sí, tengo una novela terminada y un libro de narrativa de viajes que están buscando su lugar en el mundo literario. Mientras eso sucede, he comenzado mi segunda novela de adultos y concluyendo un libro de relatos, de adulto también.

Ahora mismo pueden estar leyéndote autores noveles que estén introduciéndose en la aventura de la publicación, ¿qué les dirías?

Lo principal: creer en uno mismo, escribir por placer, reescribir las veces que sean necesarias un texto, constancia y resistencia a la crítica, hacer de la escritura un hábito, y lo demás llegará por añadidura. Quien tenga el ego/vanidad por delante y no resista la crítica, mejor que no publique y escriba para sí mismo. De la oscuridad (crítica) también sale la luz.

Explícanos, por favor, adónde irá destinado todo lo recaudado con la compra de Me llamo Ángela y tengo un cromosoma más y dónde se puede adquirir.

Otro de los objetivos del libro es que sea una herramienta para recaudar fondos en las fundaciones. Deseo que las fundaciones me contacten para hacerles la donación del libro y puedan recaudar con la venta del mismo. Por el momento se puede comprar de manera digital en Amazon.

 

Últimamente nos gusta cerrar nuestras entrevistas con una pequeña batería de frases que requieren una respuesta muy breve, ¡vamos a ello!

Tu principal fuente de inspiración es… la naturaleza

Para llamar a las musas nada como… los viajes

Tu lugar preferido para escribir… mi mesa central, donde comemos, ya que de ahí observo el jardín y los pájaros que me visitan

¿Prefieres el día o la noche?, ¿el silencio o algún sonido de fondo? La mañana con café recién colado, el canto de los pájaros y también suelo poner música

¿Alguna superstición? Ninguna, todo está en la mente

Un sueño como escritora… ser leída, muy leída y que mis textos aporten algo a la sociedad, generar cambios

Tu escritor/a favorito/a… Oscar Wilde

Un personaje literario que te cautivara especialmente… Grenouille, el personaje principal de “El Perfume” de Patrick Suskind

La novela que te hizo llorar… Hasta ahora, ninguna

 

Y un nuevo apartado, “muy personal”, para poder conocer un poquito mejor a los autores que pasan por mundopalabra.es:

Tu comida favorita es… lasagna con carne

Serías capaz de insultar si… lo evito, busco el control mental, y con eso la armonía en: mente, palabra y acción, pero si lo hiciera solo sería si hacen daño a mi hijo

Tu ciudad favorita es… París, he vivido 2 años ahí

Lo que te hace más feliz… que mi trabajo rinda frutos. Viajar, leer, ver películas buenas tanto de cine de arte como comercial, sobre todo de reflexión o me tengan largo rato riendo

Lo que más odias de este mundo… el fanatismo, la discusión sin sentido, la cerrazón, las riñas por religión, política o educación

Una manía personal… no tengo, porque son apegos a cosas, personas, hábitos o actitudes

¿De qué te disfrazarías en una fiesta de disfraces?… no me gusta disfrazarme, pero… lo haría de Cleopatra o ScarlettO´Hara (Lo que el viento se llevó)

Ahora mismo estás leyendo… Madame Bovary

 

Gracias por todo 😉

Comentarios (1)

  • Lolitalind 26 junio, 2017 at 18:16

    Me parece una iniciativa extraordinaria. Hacen falta tantas labores de concienciación. ¡Felicidades!

Enviar comentario

Once − 10 =

Nuestro asesor de edición puede resolver todas tus dudas.
Déjanos tu correo


¡¡Es el momento de apostar por ti!!

Uso de cookies

En www.mundopalabras.es utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y por motivos funcionales y estadísticos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies