Entrevista al escritor y periodista Salvador Moreno

Salvador Moreno Valencia (Setenil de las Bodegas, 1961) es escritor y periodista. Dirige la revista cultural Letras y el periódico digital Belianís. En 2004 publicó su primera novela “Una puerta en el laberinto”. Después llegaron “Así en el cielo”, “Pasos Largos, el último bandolero”, “El sonido lacónico de las balas”; y los libros de relatos “dosmásuna”; “El defecto mariposa” y “7 (Siete) cuentos de pan y pimiento”. Además es coautor junto a cinco escritores del libro de relatos “El trueno en la memoria”. Salvador Moreno es un escritor con experiencia, y por ello se entiende que a lo largo de este año vea la luz su editorial, Ediciones Alvaeno. Sabe de qué va esto de escribir y las dificultades que entraña darse a conocer, pero también las satisfacciones que produce cuando se consigue. Sus palabras serán de gran utilidad para todos aquellos que comienzan a adentrarse en el maravilloso enredo de la escritura.

MundoPalabras: Preséntese ante los lectores de MundoPalabras: ¿Quién es Salvador Moreno Valencia?
Salvador Moreno: Un hombre con sueños cumplidos y por cumplir, un soñador empedernido.

MP: ¿Cuánto hace que escribe?
SM: ¡Uy! Desde hace veinte años, más o menos.

MP: ¿Por qué decidió dedicarse a la Literatura?
SM: Algo de masoquista puede que tenga: me apasiona la literatura, pero no padezco el mal de Montano, espero que eso no me ocurra, pero sí me gustaría ser pura literatura.

MP: ¿Le costó mucho publicar Una puerta en el laberinto, su primera obra?
SM: Digamos que con dinero baila el perro, debo ser honesto, esta novela me la pagué de mi bolsillo, pero esto no quiere decir que la editorial (Imagine Ediciones), no sea una editorial seria y comprometida con sus autores.
Hoy en día parece ser que para vender muchos libros hay que cumplir una serie de requisitos: escribir sobre un tema de moda, que el libro no tenga menos de X páginas… ¿Se ha vuelto el mundo de la Literatura demasiado comercial?
El mundo, no sólo el literario, se ha vuelto comercial, un libro pasa antes por el director de marketing que por el director de contenidos, con eso se dice todo, los libros no se pueden fabricar como si se tratase de ladrillos, o de churros, tampoco se pueden vender por kilos, aunque parece que esa es la tendencia de estos tiempos. ¿Quién decide eso?

MP: ¿Cómo ve el futuro de la Literatura en español?
SM: La literatura, en general, en castellano o en otros idiomas, la veo muy bien en el presente y sin duda le auguro un buen futuro, eso si lo que vas buscando en ella es literatura, lo demás ya está todo dicho: el buen escritor pasará hambre, pero escribirá grandes obras, no me van los escritores con mansiones, yate, y descapotables, no me pega, sobre todo cuando en mis libros los personajes luchan, precisamente, en contra de lo establecido.

MP: ¿Se puede vivir de la Literatura escribiendo en castellano?
SM: De la literatura se mal vive, como he dicho, otra cosa es que seas un escritor de Best Seller, y que estés bien apoyado por una de las grandes editoriales.

MP: Una pregunta directa al ego del escritor: ¿es el escritor un trabajador más cuyas herramientas son las palabras o hay que tener algo “especial”?
SM: Las herramientas sin duda son esenciales para ejercer la profesión, en este caso, además de las palabras, hay otro tipo de herramientas que debemos tener en cuenta, y creo que la más importante es un cuaderno de notas. Que haya que tener algo “especial”, bueno, eso lo dejo para que cada uno se lo plantee, eso sí, tengo que decir que una persona puede acudir a talleres literarios donde le van a enseñar la pautas que se necesitan para escribir, pero la imaginación no es extrínseca al hombre, sino que debe llevarla dentro, muy adentro. Y que el escritor sea un trabajador más, sin duda, pero este punto la sociedad no lo ve del mismo modo. Cuando dices que eres escritor la gente piensa en famosos, y esto es otra cosa, o que eres un viva la vida, hay gustos para todos.

MP: Para usted, ¿qué es lo más gratificante de ser escritor?
SM: ¿Es gratificante ser escritor?, bromas a aparte, la literatura en sí es un regalo esencial para la mente, escribir es un acto de satisfacción y sufrimiento a la vez que difícilmente pueda igualarlo nada, pero cada uno tiene sus vicios. Uno de mis personajes, escritor frustrado, dice que escribir es un acto de soberbia, pero no estoy de acuerdo con él.

MP: ¿Y lo más frustrante?
SM: Ya lo he dicho, escribir también es frustrante.

MP: ¿Debe el escritor construir una Literatura capaz de llegar a todo el mundo o limitarse a escribir para aquellos que considera capaces de entenderla?
SM: El escritor debe elegir qué escribir, y decidir a qué tipo de lector se dirige, como ya he dicho puedes optar por comer langostas todos los días o un trozo de pan, eso depende a qué público te dirijas, y qué perspectivas u objetivos tengas tanto en la vida como en la literatura, muchos de los grandes escritores que he leído murieron en la más absoluta miseria.

MP: ¿Cree usted que el escritor tiene alguna responsabilidad con respecto a la sociedad o es sólo alguien que cuenta historias para entretener?
SM: Personalmente me siento comprometido con el mundo, y con el tiempo que me ha tocado vivir, y eso es lo que se refleja en lo que escribo, porque el escritor debe ser el redactor de su tiempo, el fotógrafo de lo que sucede a su alrededor, de hecho así es como yo entiendo que lo han hecho otros escritores. La literatura en sí es un compromiso, al menos para mí, para entretenerme paseo, o juego al parchís.

MP: Hablemos de cómo afronta sus obras. ¿Escribe para usted mismo o lo hace “pensando” en los demás?
SM: Ya he dicho antes que el escritor ha de elegir su público, depende de las expectativas que éste tenga a la hora de determinar qué productividad quiere sacar de su obra. Pero sin duda, además de escribir para un determinado lector, escribo para mí.

MP: ¿Cuál es la obra de la que se siente más orgulloso?
SM: Los libros son como hijos, y un padre se siente orgulloso de todos ellos.

MP: Díganos de qué personaje creado por usted ha sentido o siente auténtica predilección. ¿Por qué?
SM: Cada personaje cumple una función en el escenario que he creado para él, y me gusta debatir con él las ideas sobre el desarrollo de su existencia; todos los personajes desempeñan un papel emblemático en mi vida, de hecho, cuando escribo una novela, los personajes “conviven” en mi estudio conmigo. Y sentir predilección por uno de ellos no me parece respetuoso para los otros, soy algo promiscuo en ese aspecto, y muy paternal, con todos tengo una relación muy profunda.

MP: ¿Está usted presente en su obra, en sus personajes?, ¿podemos intuir su personalidad?
SM: Si duda, no creo que exista un escritor que no esté presente en su obra: un poeta, un escritor para hacer llorar a alguien debe conocer el sufrimiento, lo mismo que para hacer reír debe sentir la alegría de la risa…

MP: Háblenos de su última obra.
SM: Es una novela corta que estoy revisando para enviar a las editoriales, aunque ya hay alguna interesada en ella, pero prefiero hablar de mi novela Santa Compaña que verá la luz en papel y en digital en mayo de este año 2011, y de Hilos rotos para una marioneta que ha sido una de las ganadoras del Primer Casting Literario Online Studio de OnLine Studio Productions LLC, y que se va a vender para dispositivos Appel.

MP: Y ahora, ¿está trabajando en algún libro nuevo? ¿Se puede desvelar el título?
SM: Sí, porque los estoy publicando por capítulos en la Web, uno es Ni tú ni yo, a duras penas, y el otro Recorriendo el Madrid de las letras con Dostoievsky.

MP: Hablemos ahora de su forma de trabajar. ¿Cómo crea la historia?, ¿toma notas?, ¿diseñas esquemas?, ¿realiza un borrador previo?, ¿cómo da vida a sus personajes…?
SM: En eso he aprendido a ser muy estricto, antes era algo desordenado en se sentido, pero me he ido educando con el tiempo. Para crear una historia puede valer cualquier cosa, un comentario en la calle, en el bar, o algo que te cuenta algún amigo. Así en el cielo, la escribí basándome en un suceso que había sucedido en Estados Unidos y que me contó un amigo en su boda. Me encantó la historia, así que hice algunos apuntes, leí sobre el tema, hice un esquema y me puse a escribir un borrador, tenía que crear unos personajes atípicos por lo esperpéntico del suceso que iba a novelar, y poco a poco fueron surgiendo uno tras otro como si estuvieran en el mundo de las ideas esperando a que yo los sacará para ponerlos en un libro. Los personajes se van moldeando según va transcurriendo la acción de la novela, la acción los ha de definir y otorgarles ese perfil con el que uno esté a gusto, pero con el que él, el personaje, esté satisfecho para representar su papel.

MP: ¿Tiene usted alguna manía inconfesable de escritor? Confiésela.
SM: Es inconfensable, y la última vez que confesé no me “salvé”.

MP: ¿Qué autores han influido en su obra?
SM: Creo que todos cuantos he leído lo han hecho; de un modo distinto cada uno, pero sin duda, la influencia literaria está ahí, soy de los que piensa que para escribir hay que leer, leer mucho.

MP: ¿Un autor actual que le guste? ¿Por qué?
SM: Edgar Borges. Porque es un autor contemplativo, y a través de sus libros se puede descubrir otras formas de mirar, de contemplar el mundo y en él ver al hombre desde un prisma distinto, como si los libros de Edgar Borges fueran caleidoscopios, y a través de ellos vemos un microcosmos que nos revela un mundo donde hay que estar atentos para desvelar las claves que en él existen, para desvelar la verdad. Hay otros como Vila Matas, Ernesto Pérez Zúñiga, y me dejo a muchos en el tintero.

MP: ¿Y uno que no le guste? ¿Por qué?
SM: No me gusta herir a nadie. Así que cuando no me gusta un escritor, lo único que le otorgo es el silencio. También pienso como Plinio que decía que de todos los libros que leía intentaba hacer una reflexión, porque por muy malo que sea un libro siempre te enseña algo.

MP: Usted se considera a sí mismo un autor digital ya que se ha servido de las nuevas tecnologías para publicar algunas de sus obras. ¿Le parece la llegada del libro electrónico una ventaja o una irrupción de la tecnología en el tradicional mundo de la tinta y el papel, como opinan no pocos autores y lectores?
SM: Sí, soy un autor digital, pero odio y huyo de las etiquetas, uno tiene que usar todo cuanto esté a su alcance para hacer llegar lo que escribe al público. Yo vivo alejado del mundo literario, me refiero a que vivo en lugar donde el único contacto que tengo con la literatura es a través de Internet, y debo decir que gracias a ello hoy se me conoce en más de 30 países, y sé que me leen cientos de lectores. Creo que la parte digital es una herramienta más que como decía antes, debe usar el escritor de hoy para hacer llegar su obra, luego está la tradicional edición en papel que puede convivir perfectamente, de hecho lo hace, con la edición digital, y la una apoyará a la otra, de eso no me cabe duda, no creo que la edición en papel esté en peligro, lo único que las editoriales tradicionales tendrán que reciclarse y adaptarse al mundo digital, cosa que están haciendo.

MP: Por cierto, dentro de poco se pondrá en marcha su proyecto editorial, Ediciones Alvaeno. ¿Cuándo verá la luz?
SM: Ediciones Alvaeno nace con la intención de ser un editorial modesta, y que edita la revista Letras y el semanario Belianís. Y es en este año 2011 cuando tenemos previsto poner en marcha nuestras tres colecciones: Colección Santel de novela y relato, Colección Devere, de ensayo, y Colección Mansor de poesía, en estas tres colecciones pretendemos publicar dos libros por año en cada una de ellas, así que para 2011 tenemos en proyecto seis libros que esperemos vean la luz en el último trimestre del año.

MP: ¿Cuál es su enfoque?
SM: Buscamos autores de calidad, poco conocidos, nuestro enfoque es llevar a un número de lectores una literatura que no es de masas, dar a conocer a esos otros autores que hacen literatura de calidad.

MP: ¿Qué géneros quiere publicar?
SM: Poesía, relato, novela y ensayo.

MP: Y ya que es usted autor digital, una pregunta obligada: ¿estará su editorial abierta a las nuevas tecnologías?
SM: Ediciones Alvaeno nace con las nuevas tecnologías y usará las mismas para la difusión de sus autores, el papel no está descartado, de hecho publicaremos en los dos formatos.

MP: Y para terminar pensemos en los autores noveles que están leyendo esta entrevista. Ofrézcales un consejo.
SM: Lean, lean mucho, y escriban, también, mucho, y no olviden que escribir es un acto que nos llenará de satisfacciones, pero que también nos procurará frustraciones, tan necesarias las primeras como las segundas para la buena salud de nuestras obras. Y sean observadores, en cualquier lugar, en el menos esperado rincón, puede surgir una historia, den rienda suelta a su imaginación, luego el esfuerzo, la voluntad y la técnica harán el resto.
 

El escritor Salvador Moreno Valencia es también usuario de MundoPalabras. Pincha aquí para ver su perfil.

Para conocer la web del autor podéis visitar: http://www.alvaeno.com/

Enviar comentario

diecinueve + 6 =

Nuestro asesor de edición puede resolver todas tus dudas.
Déjanos tu correo


¡¡Es el momento de apostar por ti!!

Uso de cookies

En www.mundopalabras.es utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y por motivos funcionales y estadísticos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies