Entrevista a Lorenzo Silva, ganador del Planeta 2012

Lorenzo Silva Amador (Madrid, 1966). Poca presentación necesita este nombre. Ganador del Premio Planeta 2012 por La marca del meridiano, obtenido tras una larga carrera como novelista que también le valió el Premio Nadal 2000 por El alquimista impaciente. Bevilacqua y Chamorro, pareja de guardias civiles que aparecen en esta última y en otras cinco novelas, son los dos personajes que le han granjeado reconocimiento y una gran cantidad de lectores. Pero no invirtamos más tiempo en introducciones y disfrutemos ya del privilegio de contar con sus palabras en mp.
mp: Uno siente cierto vértigo cuando ha de hacer una primera pregunta a un autor con su currículum. Veamos, empecemos por el principio… ¿Siempre tuvo pensado ser novelista o ha sido algo que ha llegado poco a poco a base de reconocimientos?
LS: Aunque siempre tuve inclinación por leer y contar historias creo que empecé a pensar seriamente en la literatura como mi actividad principal hacia los 15 años. A los 17 ya estaba escribiendo novelas. Y escribir una novela es un acto bastante artificial, que requiere de una dosis de voluntad y compromiso muy superior a la que se necesita para escribir un cuento o largarse unos versos. Digamos por tanto que tengo afán de ser novelista desde mucho antes de que alguien me hiciera caso, lo que seguramente era y es una temeridad.
mp: ¿Cuándo empezó usted a escribir?
LS: Mi primera ficción, un relato, eso lo recuerdo con toda precisión, la escribí a principios de la primavera de 1980. No tenía aún catorce años. Y desde entonces, sin interrupción hasta hoy.
mp: Bevilacqua y Chamorro, su pareja de guardias civiles, han cosechado una miríada de lectores. ¿Por qué cree que estos dos personajes tienen tanto éxito?
LS: Me lo he preguntado muchas veces, y no estoy seguro de tener una respuesta. A estas alturas lo que creo es que algunos siguen a Bevilacqua, otros a Chamorro, y otros a ambos. Lo que me parece que puede influir, por aportar alguna pista, es que ninguno de los dos es consabido, y ninguno excepcional en un sentido espectacular de la palabra. Son dos currantes, como tú y como yo, con los que te puedes identificar. Quizá sea eso, más que otra cosa.
mp: ¿Cómo se construye un buen personaje, un personaje que cale en el lector y que le haga sentir parte de su vida?
LS: Creyéndotelo tú mismo, alejándote de los clichés y corriendo el riesgo de ser original, de no escribir lo que se espera que escribas, de no dibujarlo como la gente ya presume que debe ser. Y dándole carne y sangre, que hay que recoger por ahí, de otra gente, de ti mismo.
mp: La marca del meridiano, ¿le ha cambiado la vida el Planeta?
LS: Pues este año, la verdad es que sí, hasta el punto de estar contestando este cuestionario ocho meses después de que me lo remitierais, algo que el año pasado no habría sucedido. Supongo que todo irá volviendo a su cauce, pero también noto que el Planeta es algo que te acompaña en adelante, frente a algunos para mal, pero frente a otros muchos más, y por suerte, para bien. Lo que a mí me gustaría es que la gente leyera el libro, olvidara que tiene un premio de tanta envergadura y lo juzgara por lo que es. No es un trabajo de ocasión ni de circunstancias. Entre las de Bevilacqua, es la novela de gestación más larga, me ha llevado casi diez años (y lo puedo demostrar: su germen ya estaba en “La reina sin espejo”, publicada en 2005).
mp: ¿Cree que ha alcanzado la cima como escritor al ganar el Planeta o es un paso más en su carrera?
LS: La cima no existe, para un verdadero creador. La cima se alza ante ti cada mañana, en cada frase, y hay que seguir siempre escalando hacia ella.
mp: ¿Qué considera usted que es tener éxito como escritor? ¿Las ventas? ¿La percepción que uno tiene de su obra? ¿Los comentarios que le llegan de sus lectores independientemente de que venda poco?
LS: El éxito es lograr llegar a tu interlocutor natural, a tu lector, ser entendido y compartido y respetado y, si me apuras, un poco querido. Yo he tenido esa sensación con Bevilacqua, que ha vendido cientos de miles de libros, pero también con “El urinario”, una oscura novelita que habrá vendido tan sólo unos pocos miles. No era para todos los públicos, pero llegó a quien tenía que llegar, y sus lectores me han dado calurosa cuenta de su entusiasmo. O con mi ensayo sobre Kafka y el Derecho, que habrán leído apenas unos cientos de personas, pero que en condiciones normales sólo le habría tenido que interesar a mi madre. Haber encontrado esos cientos de lectores para ese texto es para mí un inmenso triunfo.
mp: ¿Puede adelantarnos algo de su próximo proyecto?
LS: Es otro Bevilacqua, y habla, como los anteriores, de nuestro aquí y nuestro ahora. Vaya, que no estará en condiciones de lanzar un discurso triunfalista, pero tampoco busco deprimir a nadie. Todo lo contrario, me gustaría contribuir a sacudir las pulgas que nos reconcomen.
mp: El mundo de la lectura está cambiando. Libros electrónicos, páginas donde leer y publicar como mundopalabras.es… ¿Qué opinión le merece el binomio literatura-tecnología? ¿Cree que páginas como ésta son útiles para los escritores y lectores?
LS: El binomio, en sí, me parece excelente y de gran potencial. Me da algo de pena, eso sí, que no pocos lectores se alíen con agentes tecnológicos oportunistas para desvalorizar la creación, ignorar los derechos de los creadores y, al final, transferir la riqueza derivada de la cultura a quienes simplemente la parasitan. Véase el ejemplo de aquella página de enlaces a libros copiados sin permiso, epubgratis, que su creador ha acabado vendiendo y explotando comercialmente, lucrándose con lo que no era suyo y seguramente evadiendo los impuestos correspondientes a esa ganancia, mientras se cierran librerías que pagaban a Hacienda y a la Seguridad Social, las editoriales se ven forzadas a despedir a gente o a cerrar y autores que antes tenían editor ya no lo tienen. En el extremo opuesto están páginas como la vuestra, que sí contribuyen a crear valor en torno a la cultura, y que son las que para mí deben prevalecer.
mp: Nos gustaría pedirle que dedicara algunas palabras a todos aquellos autores de mundopalabras que leen esta entrevista, un consejo que les anime a seguir escribiendo y puedan verse en el espejo que escritores como usted representan para ellos.
LS: A quien ya haya descubierto la lectura y la escritura no tengo nada que decirles, salvo que se dejen llevar por su pasión, porque al final sólo lo que nos apasiona merece ocupar nuestras horas y nuestros días. Incluso si los resultados no parecen demasiado halagüeños, a corto plazo. Porque en el largo plazo, que es el que afortunadamente rige esto, los esfuerzos verdaderos siempre dan su fruto. Y en el corto, siempre tiene uno la recompensa de aplicar sus energías a aquello en que siente que debe invertirlas. Y eso ya es un premio y un privilegio.

Comentarios (2)

  • Lolitalind 17 marzo, 2015 at 15:07

    Wowww. En este repaso que estoy haciendo por vuestras entrevistas me estoy quedando boquiabierta con el plantel que habéis conseguido reunir, ¡menudos escritores!, sois grandes por haber conseguido charlar con ellos. Lorenzo Silva me encanta, me cae genial y me parece un escritor muy cercano e interesante. Me quedo con su percepción del triunfo al haber encontrado esos cientos de lectores con un libro que creyó que no iba a leer más que su madre.

  • mundopalabras 17 marzo, 2015 at 15:47

    Gracias por tus palabras, Lolitalind 🙂 Lorenzo es un trabajador de la palabra, un amante de la buena literatura, y su presencia en mundopalabras representa una excelente posibilidad para que los autores aprendan de su figura literaria.

    ¡Habrá más entrevistas!

    Saludos.

Enviar comentario

19 − cuatro =

Nuestro asesor de edición puede resolver todas tus dudas.
Déjanos tu correo


¡¡Es el momento de apostar por ti!!

Uso de cookies

En www.mundopalabras.es utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y por motivos funcionales y estadísticos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies