Encuentro Interactivo MP con Toti Martínez de Lezea

Toti Martínez de Lezea (Vitoria, 1949) es una de las autoras españolas de novela histórica más conocidas del panorama actual. Antes de dedicarse por completo a la Literatura trabajó como traductora y actriz, además de colaborar con la ETB (televisión pública vasca) en la escritura y dirección de programas infantiles y juveniles. En los últimos años sólo se dedica a escribir, y por lo que se ve las cosas le han ido francamente bien. Basta con acercarse a cualquier estantería principal de una librería para comprobarlo. Disfrutar de sus palabras en MP es toda una suerte. Hablemos con ella, hablemos con Toti Martínez de Lezea.

 
MundoPalabras: Defina a Toti Martínez de Lezea, la escritora.
Toti Martínez: Pues… más o menos como la persona: entusiasta, tozuda, perseverante, sin complejos. Y libre.
 
MP: Usted, antes que escritora fue traductora. También ha trabajado para ETB escribiendo guiones.
Desde un punto de vista profesional siempre se ha movido entre letras. ¿Qué le hizo decantarse finalmente por la Literatura y abandonar todo lo demás?
TM: Una apuesta, así como lo oyes. Con casi cincuenta años, aposté con un amigo a que era capaz de escribir una novela. Aunque, en honor a la verdad, pienso que eso sólo fue una excusa para ponerme a hacer algo que deseaba, puesto que siempre he sido una gran lectora y, ya se sabe, ¡no hay escritor si antes no se ha sido lector!
 
MP: Como tantos otros escritores usted logró publicar en editoriales más pequeñas para luego lograr hacerlo en otras de mayor calado y distribución, como Maeva. Nos leen usuarios interesados en crecer como escritores. Díganos, ¿cuál es la receta que hay que aplicar para conseguir tener éxito y llegar cada vez a mas lectores?
TM: Imagino que la receta es no escribir pensando en que se va a tener éxito; hacerlo porque te apetece, porque tienes algo que contar, porque disfrutas escribiendo. Empecé con editoriales pequeñas y sigo con ellas. Trabajo para cuatro, a pesar de las ofertas que a menudo recibo para hacerlo con las verdaderamente “grandes”. No niego que tal vez algún día acepté una de esas ofertas para probar, pero, la verdad, estoy muy a gusto como estoy.
 
MP: Es indudable que usted ama la historia. Sus novelas siempre nos trasladan a otras épocas. ¿Qué siente al escribirlas?
TM: Cierto, me gusta, más bien me apasiona la Historia y ubicar una novela en épocas pasadas me obliga a documentarme bien, lo cual es un añadido muy atractivo porque también es una disculpa para seguir estudiando, algo que de otra manera probablemente no haría.
 
MP: Por cierto, una pregunta ideal para una autora de este género. Hay quien dice que en la novela histórica ha de primar siempre el rigor por encima de cualquier otra consideración literaria; hay quien afirma lo contrario, que una novela es ante todo novela y puede permitirse licencias. ¿Usted qué opina?
TM: Opino que la novela debe ser ante todo novela, es decir ficción, pero… el escenario en el que ocurre la trama ha de ser riguroso. Vamos, que hay que conocer la época en la que se sitúa tu historia para que tenga verosimilitud y para eso hay que estudiarla, conocer el momento político, religioso y social en el que se mueven los personajes. De todos modos, pienso que cada autor/a debe ser libre para escribir lo que le apetezca y cómo le apetezca. La última palabra la tienen los lectores.
 
MP: Háblenos de su serie de novelas infantiles sobre Nur. ¿Qué encontrarán los peques en ellas?
TM: A una niña normal, absolutamente normal que, sin embargo, tiene imaginación suficiente para crear su propio mundo. Nur no vuela en escoba, pero lo hace encima de una lechuza… ¡en sueños! La respuesta de los lectores de entre 7 y 12 años ha sido increíble, imagino que es porque cualquiera de ellos puede verse reflejado en estas historias que empecé porque tengo una nieta y mi hija me decía que tenía que escribir algo para ella.
 
MP: Pasemos a temas para adultos. Veneno para la Corona, su última novela. Pónganos los dientes largos e invítenos a leerla…
TM: Es la historia de dos mujeres, cuyas vidas se entremezclan y que utilizan el veneno para alcanzar sus metas. Juana Enríquez, madre de Fernando el Católico, para conseguir el trono para su hijo, haciendo envenenar al legítimo heredero y hermanastro mayor de Fernando, Carlos Príncipe de Viana. Esto es histórico. La otra mujer, mi ficción, se llama Jordana Gorria y también utiliza el veneno para vengarse de quienes la maltrataron al quedarse embarazada sin estar casada y le destrozaron el cuerpo y el alma.
 
MP: ¿Cuál va a ser su próximo proyecto? ¿Se puede saber el título?
TM: El título todavía no lo sé, porque suele ser lo más difícil a la hora de decidir, pero el libro es un conjunto de relatos sobre mujeres en la costa vasca: un relato por cada pueblo, desde Baiona hasta Muskiz, unos treinta en total.
 
MP: Háblenos ahora de su forma de trabajar las novelas: ¿tiene algún método?, ¿realiza un borrador?, ¿crea fichas de personajes?, ¿alguna manía inconfesable que le ayude en el proceso…?
TM: No tengo un método, ni hago borradores ni fichas de personajes; tampoco tengo ninguna manía especial… Se me ocurre algo, me documento durante algún tiempo y luego empiezo y me dejo llevar por la historia que estoy escribiendo. No suelo saber el final hasta que llego a él. Me encanta sorprenderme, como si fuera otra persona la que hubiera escrito la novela.
 
MP: ¿Qué es para usted lo más gratificante de escribir?
TM: Crear a los personajes, hacerlos vivir, hablar, sentir, amar u odiar… y decidir su destino. Es lo que yo llamo ser todopoderosa, en la ficción claro.
        
MP: ¿Y lo más frustrante?
TM: Nada. Pongo el mismo empeño en todas mis novelas, me absorben de igual manera, aunque reconozco que algunas me dan más satisfacciones que otras a la hora de llegar al público lector, porque gustan más que otras, aunque a mí me gustan todas.
 
MP: ¿Qué escritores han influido en sus obras?
TM: Digamos que unos cuantos sin definir. Nací sin televisión y en mi casa se leía mucho, así que llevo ya cincuenta años leyendo y, lógicamente, han sido muchos los que han debido de influirme. Lo que sí es cierto es que probablemente Homero, Víctor Hugo, Flaubert, Tolstoï, Dumas, Graves y otros cuantos han tenido mucho que ver con mi afición al género histórico.
 
MP: Díganos un escritor actual que le guste. ¿Por qué?
TM: Muchos.
 
MP: ¿Y uno que no le guste? ¿Por qué?
TM: Muchos más.
 
MP: ¿Cómo ve el futuro de la Literatura en euskera?
TM: Brillante. Más que nada porque ahora hay un buen número de escritores euskaldunes, algo que no ocurría hace unos años y los lectores tenemos la posibilidad de elegir, y de juzgar. A pesar de la antigüedad de nuestra lengua, se ha escrito poco y puede decirse que nuestra literatura es joven y tiene un buen futuro.
 
MP: ¿Y de la vasca en general, ya sea en euskera o castellano?
TM: Más o menos igual, y por las mismas razones. Algunas personas se quejan de que ahora no se lee, pero menos se leía cuando yo era joven porque se publicaba mucho menos y la lectura no entraba en los hábitos. Ahora quien quiere, puede leer y, lógicamente, a mayor oferta, más posibilidades de elección.
 
MP: ¿Considera las posibilidades que brinda Internet de publicar una ventaja para los autores o un problema por la libre circulación de obras?
TM: El tema de Internet es algo peliagudo. Por una parte está la posibilidad de publicar lo que uno/a ha escrito sin necesidad de esperar meses a que una editorial convencional se decida a hacerlo. Pero, por otra, reduce las posibilidades de poder vivir de la escritura debido al pirateo existente por lo que, además de escribir, los autores tienen que buscarse otro modus vivendi y eso mengua de alguna manera la dedicación. No hay que olvidarse de que nadie nace sabiendo y que a escribir se aprende escribiendo. 
 
MP: Tenemos también un par de preguntas de Suscriptores MP. La primera nos la envía Esperanza Tejera. Quisiera saber si conoce algún autor uruguayo, y en caso afirmativo cuál es su interés en él/ella.
TM: Conozco la obra de Eduardo Galeano, no toda ella porque ha escrito muchísimo, pero sí tengo varios de sus libros y me encanta cómo escribe, su ironía en algunos casos y, desde luego, la claridad de sus posicionamientos en la defensa de la memoria, presente y futuro de los países latinoamericanos. Por supuesto, también he leído algunas de las obras de Mario Benedetti y un par de Juan Carlos Onetti, acerca de los cuales sólo puede decirse que se han ganado a pulso su muy merecida fama.
 
MP: La segunda pregunta nos la manda Francisco Gallego, a quién le gustaría saber en qué medios ha escrito usted y si se puede leer algún artículo suyo en revistas o periódicos.
TM: No sé si encontrará alguno porque esto de los medios aparece y desaparece de la noche a la mañana. Entre el 2000 y el 2006 escribí varias decenas de artículos para medios vascos como “El Correo”, “Deia” y “Gara”; también en algunas revistas como “La aventura de la Historia”, “Historia y Vida” y en alguna otra, pero hace tiempo que no escribo artículos.
 
MP: Y ya terminamos pidiéndoles que ofrezca un consejo a todos aquellos autores que empiezan en esto de escribir.
TM: Ilusión, ganas y… ¡mucho esfuerzo! Pero, sobre todo, no escribir para ser reconocido. Si ha de ser así, llegará; si no, el placer de la escritura compensa el reconocimiento. Tú eres tu único juez, eres libre para expresar tus ideas, tus miedos, tus esperanzas o, simplemente, para divertirte. Pienso que todo el mundo debería dedicar un tiempo a la escritura, como terapia y aprendizaje.
 
Para conocer la web de la autora, visita www.martinezdelezea.com

Enviar comentario

1 × cuatro =

Nuestro asesor de edición puede resolver todas tus dudas.
Déjanos tu correo


¡¡Es el momento de apostar por ti!!

Uso de cookies

En www.mundopalabras.es utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y por motivos funcionales y estadísticos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies