El futuro del papel

El futuro del papel en el ámbito cultural del siglo XXI es un tema de discusión habitual en las reuniones de expertos del mundo de la comunicación y editorial de los últimos años.
El retroceso que sufren datos como la audiencia y la difusión de los grandes periódicos nacionales y el descenso de la cantidad de ejemplares que componen las tiradas de los libros en papel revelan lo que todo el sector sabe: el papel como soporte languidece. La crisis, la piratería, el auge de las tablets y los e-books, la tendencia del consumidor a consultar la información que necesita en internet… todo influye negativamente en la supervivencia del papel como soporte de la palabra escrita.
Sin embargo, no hay que olvidar que la desaparición del papel no significa la defunción de la cultura del negro sobre blanco. Primero, porque para que se produzca ese eclipse se necesitan factores políticos, sociales y económicos que influyan en su deceso y, segundo, porque el papel es uno más de los soportes en los que la palabra se ha transmitido a lo largo de los siglos. Es conveniente recordar que antes que el papel, materiales como el papiro, el pergamino o las pieles tratadas de los animales eran los vehículos perfectos y adecuados a las necesidades de sus épocas de esplendor. Es decir, el papel es solo un medio más para difundir la cultura.
Lo que sí corre grave peligro es la industria que ha crecido en torno a él; miles de empresas y puestos de trabajo necesitan renovarse o, por desgracia, desaparecerán. Es aquí donde surgen las preguntas: ¿cómo se puede evitar que suceda?, ¿hay futuro para el libro en papel? La respuesta es también doble: por un lado, es inevitable que este material ceda el trono como soporte rey de las letras otorgándole el puesto a otros soportes más adecuados a las necesidades de los lectores y, por otro lado, si el papel no quiere desaparecer totalmente, la industria debe encontrar ese "valor añadido" que le torne en un objeto valioso del que cueste desprenderse.
En definitiva, si bien es cierto que el libro en papel va a seguir sufriendo un descenso en ventas en los próximos años, tardará mucho en desaparecer, si es que lo hace algún día, (tómese como ejemplo el resurgimiento del vinilo) y ello dependerá en gran medida de que las empresas afines al mundo del papel se adapten a las exigencias de un mercado que evoluciona a pasos agigantados.

Enviar comentario

17 + 9 =

Nuestro asesor de edición puede resolver todas tus dudas.
Déjanos tu correo


¡¡Es el momento de apostar por ti!!

Uso de cookies

En www.mundopalabras.es utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y por motivos funcionales y estadísticos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies