Decálogo para escribir relatos

Más allá de la creatividad, del arte, del dejarse llevar por la magia de las palabras y dar rienda suelta a la imaginación, todos ellos ingredientes básicos para la construcción de una buena obra sin los cuales la Literatura no tendría razón de ser, existe una trinchera dónde el escritor debe excavar y apuntalar sus ideas para que dichos ingredientes no se echen a perder por el camino. Es el “trabajo sucio”, lo que no se ve en el resultado final, pero sin cuya ejecución nuestra obra puede resultar fallida. Lo que se detalla a continuación es una lista de consejos para desarrollar relatos; algunos aspectos que el autor jamás debe perder de vista. Cada cual ha de fijarse de manera especial en aquellos puntos donde considere que puede flaquear.
  • Pensar qué efecto (o efectos) se quiere causar (sorpresa, sonrisa, humor negro, reflexión…).
  • Pensar cómo se van a transmitir (no es conveniente empezar a escribir sin precisar ese efecto).
  • Decidir si el relato se va a focalizar a través de un objeto o si nos centraremos en los hechos.
  • Decidir si se inicia el relato con una frase o párrafo que ponga en tensión desde el principio, o bien mostrar con brevedad el escenario donde van a suceder esos hechos que generan y aumentan la tensión.
  • Determinar con claridad el argumento y la trama (definiendo claramente cuál es la idea principal que mueve el relato).
  • Estructurar inicio, nudo y desenlace.
  • Estructurar los hechos principales estableciendo con precisión el orden adecuado de los acontecimientos, cuya función será causar el efecto deseado.
  • Estructurar la aparición de escena, descripción y resumen, equilibrando su orden y aparición.
  • Elegir el punto de vista y estudiar (antes de decidirse) qué beneficios o desventajas aporta cada visión.
  • Al establecer el punto de vista, aprovecharemos para determinar el tono y acercamiento del narrador a la historia (cercano, lejano, neutro, testigo, protagonista, omnisciente…).
  • Elegir la palabra que defina el relato en el sentido más amplio (locura, venganza, soledad…). La llamaremos “Palabra Atmósfera”.
  • Crear una lista de palabras cuyos significados guarden relación con la Palabra Atmósfera, que iremos incluyendo en el relato como “puntos de apoyo” para el lector (“descripción dinámica”). Hay que procurar integrarlas en detalles, objetos, personajes, metáforas…
  • Lista de los personajes con breve descripción física, psicológica y su registro lingüístico.
  • Breve descripción de los escenarios.
  • Principio de Máxima Economía: todo aquello que se salga del tema del relato, o que lo ralentice (si no es con intención), hay que eliminarlo. Ir al grano. Es fundamental eliminar todas aquellas palabras, frases, párrafos que, por muy bien que nos suenen, por muy bonitas que sean, no aportan nada a la historia (si se desea, se pueden almacenar en un papel aparte porque a veces pueden servirnos de nuevas ideas para otros textos donde sí encajarán).
  • Una vez escrito el relato, establecer los puntos de aumento de tensión y comprobar que no existan puntos muertos donde la acción no avanza, se ralentiza o se sale de la idea del relato (“progresión narrativa”).

Comentarios (10)

  • Montse Acevedo 1 abril, 2011 at 10:26

    Parece fácil, pero este pan tiene mucha miga.
    Gracias por compartirlo
    Un abrazo

  • espelina 1 abril, 2011 at 10:49

    Gracias por esta ayuda inestimable para todos a los que nos gusta escribir, aunque sea como aficionados. Es verdad que esas pautas tenemos que tenerlas en cuenta, sino lo que escribes, no tiene ni pies, ni cabeza. Una cosa es como sentimos el escrito y otra distinta plasmarlo con el método y las palabras adecuadas para que llegue claro el mensaje a todos los que lo quieran leer.
    Gracias otra vez y un saludo.

  • MundoPalabras 1 abril, 2011 at 11:39

    Hola, Montse Acevedo y espelina:

    Sí, realmente tiene miga y cada uno ha de estudiarlo y adaptarlo a su forma de trabajar y lo que entiende que son sus puntos flacos y fuertes en la redacción de un relato. Es indudable que no podemos olvidarnos de la parte “instintiva” de la Literatura, de la parte imaginativa que nos empuja a escribir sin regirnos por normas. Eso es fundamental. Sin ella lo demás no importa. Pero siempre conviene afianzarlo con un método, con unas técnicas, que son las que darán forma a nuestro texto y ayudarán a que llegue a buen puerto.

    Ojalá éste y otros decálogos que vayan apereciendo os sean útiles 🙂

    Un saludo.

  • Maruja Rufes 5 abril, 2011 at 0:28

    ¿Y la frescura de la espontaneidad?
    Por ejemplo, y eso demuestra mi ignorancia, lo más seguro.
    A mi me resulta muy pesado leer un relato con unos párrafos larguísimos… donde hasta las letras, palabras y al final la misma idea se nos amontonan y embarullan.
    ¿no es más fácil párrafos más cortos que dan más agilidad a la lectura?

    De todas formas, pongo muchísimas esperanzas en el aprendizaje que me permita dar rienda suelta a mis sueños.
    Gracias, un abrazo

  • MundoPalabras 5 abril, 2011 at 0:45

    Por supuesto que sí, Maruja Rufes, frescura y espontaneidad. Son ingredientes indispensables, la parte más instintiva de escribir, donde damos rienda suelta a nuestra imaginación. Pero luego hay un trabajo de obrero, donde se pule, donde se ordena y se da forma a lo imaginado. La parte espontanea y la parte, llamémosla “consciente”, se dan la mano con el fin de que nuestro texto sea el que queremos. Lo que comentas sobre los párrafos largos es una cuestión de estilo, que depende del autor.

  • Inaki 28 abril, 2011 at 17:14

    ¡Me encanta la idea de la “Palabra Atmósfera” y la “descripción dinámica”!
    Muy bueno. Me lo apunto.

    …Y totalmente de acuerdo con Maruja sobre los párrafos eternos.

  • MundoPalabras 4 mayo, 2011 at 9:20

    Apúntalas, Iñaki. Para eso están. Esperamos que te sean útiles 🙂

  • Alicia 10 diciembre, 2014 at 12:39

    Hay una aplicación en Google Play de Android de relatos, se llama “Relatos de Amor”. También puedes envíar tus relatos, es una comunidad….Dejo el enlace, esta muy bien…
    https://play.google.com/store/apps/details?id=com.app_relatos.layout&hl=es

  • mundopalabras 11 diciembre, 2014 at 13:56

    Gracias por compartir, Alicia. ¡Parece muy interesante! ¿Qué tal ha sido tu experiencia con ella? ¿Hay alguién más que la conozca y pueda compartir su opinión?

  • Natalia 25 septiembre, 2015 at 20:46

    La imaginación es el germen, y con trabajo hay que darle forma…
    Todos los consejos son válidos a la hora de la escritura, pero lo más importante, lo fundamental, es que te sientas bien con lo que escribes. Ése es el mayor premio.Realizarse a través de la literatura es como morder un trozo de paraíso, es algo maravilloso e inigualable.
    Escribo al año entre treinta y cuarenta relatos y alguna novela corta, y los suelo presentar a certámenes, sin más pretensión que airearlos y echarlos a volar. Suelo ganar dos o tres premios o ascésit anualmente, con lo que la mayoría no llegan a la cima. Es normal: a un certamen comarcal se suelen presentar unos 30 trabajos, de los cuales sólo se escoge uno para llevarse la pequeña o gran gloria; y esta cantidad en un certamen comarcal. En uno nacional….puff
    Ganar un certamen es difícil, pues los criterios del jurado son subjetivos. Lo que es bueno para mí no tiene que serlo para ti, y viceversa.
    Así que mi consejo para los escritores es que sean felices con lo que escriben…ése, y no otro, es el mayor premio.

Enviar comentario

17 + dos =

Nuestro asesor de edición puede resolver todas tus dudas.
Déjanos tu correo


¡¡Es el momento de apostar por ti!!

Uso de cookies

En www.mundopalabras.es utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y por motivos funcionales y estadísticos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies