Decálogo del perfecto cuentista

Os ofrecemos el magnífico Decálogo del perfecto cuentista del escritor uruguayo Horacio Quiroga (1878-1937), uno de los maestros del cuento en la literatura latinoamericana. La gran calidad de sus obras nos invita a ofrecéroslo ya que os será de gran utilidad para el desarrollo de vuestros relatos. Disfrutadlo y aprovechadlo.
1) Cree en un maestro —Poe, Maupassant, Kipling, Chejov— como en Dios mismo.
2) Cree que su arte es una cima inaccesible. No sueñes en domarla. Cuando puedas hacerlo, lo conseguirás sin saberlo tú mismo.
3) Resiste cuanto puedas a la imitación, pero imita si el influjo es demasiado fuerte. Más que ninguna otra cosa, el desarrollo de la personalidad es una larga paciencia.
4) Ten fe ciega no en tu capacidad para el triunfo, sino en el ardor con que lo deseas. Ama a tu arte como a tu novia, dándole todo tu corazón.
5) No empieces a escribir sin saber desde la primera palabra adónde vas. En un cuento bien logrado, las tres primeras líneas tienen casi la importancia de las tres últimas.
6) Si quieres expresar con exactitud esta circunstancia: “Desde el río soplaba el viento frío”, no hay en lengua humana más palabras que las apuntadas para expresarla. Una vez dueño de tus palabras, no te preocupes de observar si son entre sí consonantes o asonantes.
7) No adjetives sin necesidad. Inútiles serán cuantas colas de color adhieras a un sustantivo débil. Si hallas el que es preciso, él solo tendrá un color incomparable. Pero hay que hallarlo.
8 ) Toma a tus personajes de la mano y llévalos firmemente hasta el final, sin ver otra cosa que el camino que les trazaste. No te distraigas viendo tú lo que ellos pueden o no les importa ver. No abuses del lector. Un cuento es una novela depurada de ripios. Ten esto por una verdad absoluta, aunque no lo sea.
9) No escribas bajo el imperio de la emoción. Déjala morir, y evócala luego. Si eres capaz entonces de revivirla tal cual fue, has llegado en arte a la mitad del camino.
10) No pienses en tus amigos al escribir, ni en la impresión que hará tu historia. Cuenta como si tu relato no tuviera interés más que para el pequeño ambiente de tus personajes, de los que pudiste haber sido uno. No de otro modo se obtiene la vida del cuento.

Comentarios (14)

  • MundoPalabras 21 octubre, 2011 at 11:37

    Un excelente decálogo para vuestros relatos.

  • bertcarfer 26 octubre, 2011 at 21:26

    Me encanta este decálogo, ¡gracias por compartirlo!

  • Rossana Sala 26 octubre, 2011 at 21:53

    Muy bueno! Gracias! Me hizo acordar a mi relato de los Lectores Pinocho.. Yo no quiero tomar a mis lectores de la mano, sino de la nariz!!

  • Javier 26 octubre, 2011 at 22:56

    Gracias alto mando por el regalo de esta ambrosía, que me da la oportunidad de ser cada día un poco menos torpe.

  • Juan mireles 26 octubre, 2011 at 23:19

    Yo por eso creo en Cortázar y en el magnífico Poe. Buena aportación.
    Yo humildemente diría que se busque el alma del cuento; esta alma que lo hará cobrar vida y, no que sólo sean palabras fulgurantes a simple vista, deslumbrantes, ¡son tan bellas!; pero que al acercarse a éstas, se vean sus ojos pétreos, su color de piel cenizo, sus facciones endurecidas; dándonos cuenta que allí nada habita.

  • MundoPalabras 28 octubre, 2011 at 18:02

    Que lo disfrutéis y os sea útil 🙂

  • Sofia 22 diciembre, 2011 at 15:35

    Magnífico decálogo…gracias por compartirlo.

  • MundoPalabras 23 diciembre, 2011 at 11:03

    Gracias a ti por leerlo y disfrutarlo 🙂

  • DIANA 4 noviembre, 2012 at 3:45

    Gracias por acercarnos esta posibilidad de poder leer un decálogo que nos obliga a revisar nuestra propia escritura.

  • mundopalabras 5 noviembre, 2012 at 11:30

    Que os resulte de utilidad es nuestra intención, Diana. En breve colgaremos un nuevo artículo.

  • Abiai 5 noviembre, 2012 at 12:38

    Es de gran utilidad, muchas gracias por compartirlo, espero con ganas ese nuevo artículo. Feliz semana!!!

  • mundopalabras 6 noviembre, 2012 at 12:52

    ¡En breve estará disponible!

  • Cesar. 2 mayo, 2013 at 8:53

    Hola, soy nuevo y me encanta este decálogo.
    Muchas gracias a todos los que hacéis posible una página tan genial como esta.
    Por otro lado, no logro entender la justificación de los dos últimos puntos, si alguien pudiera ser tan amable de aclararme el porqué, sobre todo, de no escribir bajo el imperio de las emociones, estaría aún más, si cabe, agradecido. 😉

  • mundopalabras 2 mayo, 2013 at 10:42

    Hola, Cesar. ¡Bienvenido a mp y gracias a ti!

    En cuanto a los puntos, en realidad deberíamos preguntarle al propio Quiroga… Pero a nuestro juicio el punto 9 signfica que controlemos las emociones para que cuando escribamos bajo su influjo la hagamos de manera fluida y controlada; en cuanto al último, esa es la perspectiva de Quiroga, y es la de no pensar en quiénes leerán la obra, de ese modo no condicionarás tu historia a lo que quizás ellos esperan o uno cree que ellos esperan.

Enviar comentario

15 + 2 =

Nuestro asesor de edición puede resolver todas tus dudas.
Déjanos tu correo


¡¡Es el momento de apostar por ti!!

Uso de cookies

En www.mundopalabras.es utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y por motivos funcionales y estadísticos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies