Curso online de ortografía XXIII. El punto y coma (3).

Vamos a ver un ejemplo de cómo el punto y coma nos clarifica lo que leemos. Observa esta frase:
Allí está mi casa, un poco más abajo, la fuente de la plaza ofrece su agua cristalina.
La pregunta que se nos puede plantear aquí es:
¿Qué está un poco más abajo? ¿La casa o la fuente?:
Allí está mi casa, un poco más abajo.
Un poco más abajo, la fuente de la plaza ofrece su agua cristalina.
El punto y coma es lo que nos ayuda a separar cada una de las informaciones. Es decir:
Allí está mi casa; un poco más abajo, la fuente de la plaza ofrece su agua cristalina.
Si colocamos el punto y coma después de casa, “allí está mi casa”  ha quedado a un lado del punto y coma; lo cual nos indica que lo demás pertenece a una misma información y entendemos que un poco más abajo está la fuente de la plaza.
Sin embargo, si escribimos:
Allí está mi casa, un poco más abajo; la fuente de la plaza ofrece su agua cristalina.
Aquí la casa es lo que queda más abajo, y de la fuente de la plaza solo sabemos que nos ofrece su agua. 
El consejo es que miremos siempre qué parte del enunciado queda a un lado u otro de cada signo, o lo que queda delimitado entre ellos, ya que forman pequeñas unidades dentro del texto, lo cual determina el sentido de lo que expresan.

Enviar comentario

cuatro × uno =

Nuestro asesor de edición puede resolver todas tus dudas.
Déjanos tu correo


¡¡Es el momento de apostar por ti!!

Uso de cookies

En www.mundopalabras.es utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y por motivos funcionales y estadísticos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies