Curso online de ortografía XVII. La coma (9).

Escribimos coma para distinguir distintas oraciones, informaciones o expresiones dentro de un enunciado. Por ejemplo:
Ojo por ojo, diente por diente.
Llegué, vi, vencí.
Visto uno, vistos todos.
Hecha la ley, hecha la trampa.

 

Para distinguir, además, cuándo añadimos matices o aclaraciones a la información principal, podemos guiarnos por palabras que realizan la función de “enlace”, y que suelen ir acompañadas por coma. Son palabras como “excepto”, “salvo” y “menos”:
Todos me han defraudado, excepto Juan.
Se lo daría todo, menos mi honor.

 

Y también aquellas oraciones introducidas por “pero”, “aunque”, “mas”, “así que”, “además”. “sin embargo”, “no obstante”…:
Ven si quieres, pero luego no digas que estás cansado.
No lo hizo, aunque se lo pedí tres veces.
Sin embargo, acabó examinándose en septiembre.

 

El hecho de que aparezca ese tipo de enlaces ya nos indica que estamos añadiendo algo a la información principal que expresamos. Pero de nuevo insito en el carácter aclaratorio de la coma, de tal forma que si lo que añadimos es muy breve, podemos quitar la coma siempre que eso no afecte al perfecto entendimiento de lo que se dice:
Si lo sé, no vengo.
Si lo sé no vengo.
Es tonto pero muy rápido.
No hace caso aunque se lo digamos mil veces.

Enviar comentario

5 × 5 =

Nuestro asesor de edición puede resolver todas tus dudas.
Déjanos tu correo


¡¡Es el momento de apostar por ti!!

Uso de cookies

En www.mundopalabras.es utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y por motivos funcionales y estadísticos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies