Curso online de ortografía XVI. La coma (8).

Usamos la coma cuando alteramos el orden regular o "normal" de las partes de un enunciado.

Lo más sencillo, como hemos visto, es que escribamos enunciados simples que se delimitan entre puntos. El orden “normal” es sujeto, verbo y complementos circunstanciales. Por ejemplo:
El trato fue cordial entre los dos presidentes en su encuentro de la Cumbre Europea.
Lo podemos escribir de esta forma:
En su encuentro de la Cumbre Europea, el trato fue cordial entre los dos presidentes.
De nuevo encontramos aquí que la coma intenta clarificarnos la información. La coma nos dice: “atención, que en esta frase hemos alterado el orden regular, el orden más frecuente”. Sin embargo, si la frase es breve no importa que incluyamos la coma.
No puedo estudiar en casa.
En casa no puedo estudiar.
No hablamos nunca de dinero.
De dinero, no hablamos nunca.
De dinero no hablamos nunca.
Aquí vemos de nuevo el carácter opcional que tiene la coma. La usamos para clarificar, y lo importante es no romper ni separar los elementos que van unidos en el enunciado. Por ejemplo, no es lo mismo lo que indican estas dos frases. Si alguien pregunta:
¿Vas a estudiar a la biblioteca?
Y las respuestas son:
No puedo estudiar en casa.
No, puedo estudiar en casa.
La coma es fundamental para entender lo que se expresa. La primera respuesta indica que probablemente estudiará en la biblioteca o en cualquier otro sitio menos en su casa, que es un lugar donde no puede estudiar. Mientras que la segunda indica claramente que puede estudiar en su casa.

Enviar comentario

dos × 1 =

Nuestro asesor de edición puede resolver todas tus dudas.
Déjanos tu correo


¡¡Es el momento de apostar por ti!!

Uso de cookies

En www.mundopalabras.es utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y por motivos funcionales y estadísticos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies