Cómo ser más productivo para leer más

Tiempo para leer¿Estás buscando algunas claves o trucos para ser más productivo con objeto de leer más? Seguramente tú qué estás leyendo este artículo seas un friki de los libros. ¡Te encantan! No lo puedes evitar, hay en ellos una atracción irresistible que te lleva a preferir las bibliotecas a los bares; a querer para ti ese título del que te acaba de hablar estupendamente un amigo; a comprar por impulso una nueva obra, aunque ya la tengas en otra edición, aunque en tu mesita de noche haya una montaña a punto de derrumbarse, aunque las estanterías de tu casa peligren por sobrecarga…

 

Te encanta también suscribirte a todas las páginas literarias que conoces —por cierto, ¿estás ya suscrito a mundopalabras.es, verdad? ¡Cómo ibas a perderte las múltiples ventajas que ofrecemos!— y algo muy fuerte se mueve en tu interior cada vez que descubres que alguien multiplica por diez (tal vez por cien o por mil) tu capacidad lectora.

 

Las listas del tipo de “Libros para leer antes de morir” o “Diez grandes libros que ya deberías haber leído” te provocan palpitaciones, temblores, una ansiedad irrefrenable… Así como no te pierdes ningún artículo con consejos para ser más productivo.

 

Tu listado de pendientes ocupa ya más páginas que El Quijote en pasta dura…

 

Si te sucede todo o algo de lo anterior, seguramente comprendas cuál es la sensación que se experimenta cuando uno está rodeado de títulos para cuya lectura nunca encuentra tiempo: es como zozobrar en un mar revuelto, sí, como una especie de naufragio donde cada libro por leer te pega una bofetada en la cara cual ola enfurecida. ¿Qué puedes hacer para frenar este problema? ¿Cómo es posible ganar una hora al día para leer? Veamos.

 

¿Cuántas veces al día dices (en voz alta o hablándote a ti mismo) la frase “no tengo tiempo”? ¿Demasiadas? A veces la repetimos tanto que se acaba convirtiendo en un mantra que llegamos a creernos, pero vamos a averiguar si realmente esto es verdad.

 

¿Ves la televisión? ¿Cuánto tiempo al día? ¿Podrías verla menos sin que algo fundamental en tu salud o en tu vida cambiara? Inténtalo, quizá puedas ganar desde quince minutos a dos horas diarias. 

 

¿Te gusta navegar por Internet? ¿Tienes una participación activa en las redes sociales? ¿Haces esto para cumplir algún objetivo concreto? Es decir, está bien pasarte horas haciendo promoción de tu libro, de tu empresa o proyecto, fomentando tu marca personal…, siempre que lo hagas con control y siguiendo una estrategia, pero ¿estás seguro de que no dedicas demasiado tiempo a ver fotos o vídeos, a cotillear otros perfiles, a leer más artículos de los que puedes asimilar y, por tanto, llegando a saturarte? Reflexiona sobre esto, quizá puedas sacar, también de aquí, otro poco de tiempo para dedicar a la lectura.

 

¿Duermes demasiado? ¿Tienes identificado cuánto necesitas para estar descansado y afrontar tu rutina de manera saludable? Ponte a prueba. Reduce tus horas de sueño (si crees que son muchas) y comprueba cómo te va al día siguiente. A lo mejor descubres que con ocho horas ¡eres el rey!, y ¡hala!, ya tienes ahí un tiempo precioso para meter la cabeza entre libros.

 

¿Eres de lo que piensas que descansar es despatarrarse en un sofá sin hacer nada? Esto es necesario, por supuesto, pero también es posible descansar cambiando de actividad. ¿No nos crees? Prueba a leer un libro que te gusta en lugar de dormirte esa pequeña siesta que piensas que necesitas: puede que te ayude mejor a recargar las pilas para seguir tu jornada y, además, sentirás una enorme satisfacción por haber avanzado en tu lectura.

 

¿Eres capaz de hacer dos cosas a la vez? Vale, no pongas tu vida en peligro leyendo mientras caminas o conduces, pero ¿qué tal leer mientras viajas en transporte público?

Podríamos seguir indagando mucho más en tus rutinas y ofreciéndote algunas claves de aquello que puedes cambiar para conseguir ¡tiempo para leer!, pero estamos seguros de que has comprendido de qué va esto. El tiempo, en muchas ocasiones, es cuestión de prioridades, ¡ten siempre las tuyas claras!

Por último, si después de leer todo lo anterior sigues pensando que tú no puedes ser más productivo y lograr ese tiempo que necesitas para leer más, que tienes las tareas metidas en tu agenda con un calzador, ¡no te preocupes!, ¡no te canses demasiado remando a contracorriente! Recuerda que en la vida hay etapas para todo y quizá esta no sea la más adecuada para poner a prueba tu afición lectora. Tómatelo con calma, lee cuando y cuanto puedas, sin presiones, y no olvides que nunca es tarde para hacer aquello que realmente deseas y te propones.

¿Te interesa este tema? Sigue leyendo aquí la continuación de este artículo. Y, si realmente te ha gustado y te parece útil, no dudes en compartir en tus redes sociales y ayudarnos a difundir nuestro blog. ¡Muchísimas gracias!
Berta Carmona Fernández

Enviar comentario

Trece − 9 =

Nuestro asesor de edición puede resolver todas tus dudas.
Déjanos tu correo


¡¡Es el momento de apostar por ti!!

Uso de cookies

En www.mundopalabras.es utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y por motivos funcionales y estadísticos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies