Ella no siempre había sido de esa manera.

Retraída, sentada en la última fila del salón de clases, tras su pupitre y esas enormes gafas azul carey que nunca se quitaba, así era ahora Melissa. A sus trece años, más allá de dedicarse a estudiar y pasear a Jonás, su perro pastor, al parecer, a ella ya no le interesaba nada.

Sus compañeros de clase, al no tener respuesta cuando le conversaban, dejaron de hablarle. Para tranquilidad de Melissa, a ella tampoco le hacía falta hacerlo, por lo que pasó a ser conocida como “la niña muda”.

Ella no se quejó.

Es que algo más importante le preocupaba.

Unos meses atrás había empezado a sentir un malestar en la espalda, a la altura de los hombros. Para no preocupar a sus padres, no les dijo nada, pero eso, le empezó a crecer y entonces se lo comentó a Sarah, su hermana mayor, y ella le respondió que no exagere, que no era nada, y Melissa calló y así como Melissa, eso, también creció en silencio.

Melissa tuvo que cubrirse.

—El calor es insoportable. ¿Por qué no te quitas la chaqueta? —le decía su mamá sin que la niña le hiciera caso. No podía hacerlo ya que eso, era cada vez más grande.

Allí estaba la razón por la cual la pequeña había empezado a sentarse en la última fila de su salón.

Necesitaba guardar el secreto que la hacía diferente.

Utilizando más de un espejo intentaba saber qué era aquello que, aunque no le dolía, le causaba algunas molestias.

Con mucho esfuerzo, solo alcanzaba a ver dos bultos bajo su piel, justo en la parte alta de la espalda.

Un día, acompañada por su madre, paseando a Jonás en el parque, una anciana se les acercó para pedir dinero. Melissa, con sus enormes gafas azul carey, notó que la mujer tenía algo parecido a eso que a ella empezaba a salirle en su cuerpo.

—¡Mamá! —le preguntó la niña apurada señalando a la pordiosera— ¿Qué le pasa a esa viejita? ¿Por qué camina agachada?

—No la señales y cuidado que te escucha —la corrigió su madre respondiéndole también a la pregunta—. Es una joroba. Debe ser por la edad que su columna vertebral ha tomado esa forma.

Y Melissa no entendía por qué a ella le crecía algo así y la anciana le hizo un guiño cariñoso y le sonrió con ternura y la niña sintió que aquella viejecita, sin usar palabras, le había dicho algo muy bueno.

—¡Vamos, vamos! ¿Qué haces? —le dijo la madre cuando la pequeña trató de acercarse a la anciana y, luego de darle unas monedas y alejarse de ella, se sentaron en una banca a tomar helados de vainilla.

Y pasaron los días. Eso, crecía y Melissa callaba, pero después de haber visto a aquella anciana tan dulce, estaba segura de que no podía ser tan malo lo que las dos tenían.

Hasta que una mañana cualquiera, antes de entrar en el salón de clases, todavía formando filas los alumnos en el patio de la escuela, la maestra les presentó a un nuevo alumno.

—Se llama Martín —les dijo, explicando que se trataba de un muchacho muy especial, ya que al ser hijo del mago más famoso de España, había aprendido de su padre el arte de levitar.

En un instante, la tranquilidad del patio se convirtió en un estruendo de carcajadas.

Los niños empezaron a reírse y a burlase señalando a su nuevo compañero.
Y en ese momento lo hizo.

Ante la mirada incrédula de todos.

Martín levitó.

Y desde allí, a más de diez metros de altura, Martín fijó su atención en aquella niña de gafas azules, y ella, Melissa, recordó ese guiño tan especial que le había hecho la anciana de la joroba y lo alcanzó.

Alcanzó a Martín en el aire.

A Martín, hijo del mago más famoso de España y ella, Melissa, estaba ahora a su lado, a más de diez metros de altura, viendo a sus pies a cientos de niños que los aplaudían y fue así como descubrió que eso, eso que a ella le crecía en la espalda, eran simplemente alas. Y eran azules.

Rossana Sala. 17 de setiembre de 2016 https://rodandoentrelineas.wordpress.com/