¿Puede alguien, tan solo con el pensamiento, hacer que tu corazón explote?, ¿lograr que te despiertes por la noche con una imagen nítida de su sonrisa impresa en tus pupilas?. ¿Puede alguien aparecer en tu vida, de la manera mas tonta, de la manera más inesperada, y hacerte sentir cosas, aún en la distancia, que tenías olvidadas en el fondo de tu alma? ¿Hay una persona escrita para nosotros en eso que algunos llaman destino? ¿Puede el amor surgir con una chispa pequeña y alimentarse de recuerdos, de sensaciones, así como crecer en el platonismo de lo que pudo haber sido y no fue? ¿Puedes sentir una frustración tan grande que aplaste tu ánimo por quererle gritar a alguien que forme parte de tu vida y no encuentres la voz, ni el medio, ni la certidumbre de sentirte correspondido?

Así empieza una de mis novelas, ¿os parece buen inicio?