Yo no pido la estrella más brillante,
sólo pido que en mi oscuridad,
tú brilles de manera constante.

Yo no pido promesas al azar que se enreden en tus labios,
sólo pido que muestres lo que puedes dar de ti,
sin tapujos ni dichos falsos.

Yo pido de regalo un corazón calientito,
y si no lo tienes,
te comparto mi calorcito.

Oh amor mío!
No pido el cielo lleno de estrellas,
ni el mar más inmenso,
sólo pido un rinconcito en lo profundo de tu corazón
y me estarás dando el universo.