Cae
quebrada por silencios
-tan pálida y cansada-
la tarde.

Llora
con lágrimas heladas
entre nieblas de otoño.
Nube en mis ojos.

Calla
dolorida y serena
-por silencios quebrada-.

Muere
-extrañamente pálida
aferrada a mi alma-
la tarde.