Me gustaría poner mi rostro entre tus manos,
echarme contigo,
sentirme libre enredada entre tus piernas,
volver a ser niña jugando con tus labios
y pasar estrepitosamente a mujer en un acto,
me gustaría embriagarme con tu aroma
y tener la más linda de las resacas
para volver a caer una y otra vez,
por siempre, una y otra vez.