Mejor no digas nada,
siento escapar mi aliento desbordado
en una carrera
sin más meta que tus ausencias.

Orbitando alrededor de tu cuerpo,
sigo perdida en la masa
que son las horas sin el perfume
que anuncia tu presencia.

Ruido encuentro en las estrellas,
y sé que no te has ido todavía
de los surcos que entonan la salida.

Decido soltar cualquier recuerdo
esperando que así la tormenta
me lleve a tu lado.

Mejor no digas nada,
piénsame a tu lado y quizás,
mientras exhalas tu aliento:
el amor nos encuentre.

mejor no digas nada