Historias que caminan. Historias que están atrapadas en personas. Historias que intentan llamarte y pedirte que las mantengas vivas con una sola mirada.
Historias en las calles. Historias en las risas. Historias en la mente o historias que aún no han sido creadas.
Un juego de niños, una fotografía, un atardecer, un rinconcito del mundo que te invite a perderte…
Una melodía, un pensamiento, una palabra… miles de historias que bajo estas formas ocultan su comienzo.
Y ahí estás tú. Con todos los sentidos despiertos. Esperando capturarlas para ofrecerles el camino hacia la inmortalidad.