Cuando te decidas a caminar, no dejes que otros marquen tus pasos. No sigas rutas que ya fueron recorridas. Quizás serán más fáciles pero no te conducirán a tu verdadero destino.
Cuando te decidas a caminar, deja que tu corazón guíe tus pasos. Solo él conoce el mejor camino.
No escuches el ruido de las almas perdidas que no supieron seguirlo. Tal vez no se atrevieron. Que no te contagien el miedo y elevate sobre ellos.
Cuando te decidas a caminar, encontrarás piedras que dificultarán tu marcha. Sentirás que las fuerzas te fallan. Querrás volver al inicio que te protege de lo desconocido.
Que tus fantasmas no empañen tu meta. Sigue avanzando y borra el camino de vuelta.
Cuando te decidas a caminar, solo camina y disfruta del paisaje.