Y si te encuentro;
sin dedos en mis manos
sin tu invitación: atrapado en tu iris
sin melodía para mis oídos.

Cuando te busco;
a la salida de tu laberinto
en las pausas de tus poemas
en aquellos pedacitos rotos de mi.

Y si me pierdo;
detrás de tus sombras
que no cuentan
la ansiedad de no tenerte.

Cuando naufragamos;
sin soltar lastre
sin demora
para fundirnos con la nada.

Si nos buscan;
aire sonoro somos
palabras sin color
eco sin descanso.

Corazones en escarcha