Sacó una pistola de su elegante gabardina y me disparó en el estómago.
- ¡¿Pero qué haces?! ¡¿Por qué coño me disparas?!
- No sé, ¿no dijiste que querías ser libre?
- Sí joder, pero no así.
- Y… ¿Cómo sino?

Blog: http://cuervosinalas.blogspot.com.es/