Nunca imaginó que un anillo en aquel dedo anular de una bonita mano derecha pudiera arrancar de cuajo todas sus ilusiones.