Hablamos con Paco Molina

Hoy queremos presentaros a Paco Molina, autor de Piel de asfalto, un libro publicado con nuestro sello Blanco y Negro.

Pequeña biografía que te interese destacar

Me llamo Paco Molina, nací en Murcia en otoño de 1972, estoy casado y soy padre de dos niñas. Soy Ingeniero Técnico Industrial de profesión y un aficionado, como tantos millones, al running. Una afición que con el paso de los años se ha convertido en toda una pasión y que apenas sin darme cuenta se ha fusionado con mi otra pasión: escribir. Correr y escribir eran dos aficiones independientes, paralelas, aparentemente imposibles de encontrarse, hasta que a finales del año 2013 una se cruzó en el camino de la otra (no sé cuál en cuál), originando de esa manera la aparición de mi blog Marcando la meta. A partir de ahí han crecido juntas ambas pasiones y fruto de ello surgió en mayo de este año Piel de asfalto, un sueño convertido en papel.

¿Cómo definirías en un máximo de cinco líneas de qué trata tu libro y por qué deben comprarlo los lectores?

Piel de asfalto es un libro variado que gira alrededor de un único protagonista: el running. En él se combinan relatos literarios con textos que invitan a la reflexión, así como poemas y sentencias motivadoras. Todo ello ilustrado con imágenes relacionadas con cada texto y con el propósito fundamental de disfrutar de la carrera más hermosa que existe y en la que todos somos corredores: la vida. Ese el mejor motivo para comprar este libro.

¿Cuál es el principal objetivo que te planteaste con la escritura de esta obra?

La verdad es que no rondaba ningún objetivo definido en mi cabeza, cuando me planteé escribir Piel de asfalto, pero sí que me gustaría alcanzar con él tres deseos, tres ilusiones: la primera es conseguir transmitir el sentimiento que provoca en mí este deporte de zapatilla y camiseta de tirantes, intentando contagiarlo, si es posible, a todo aquel que aún no lo haya probado; la segunda, entretener con historias donde sus protagonistas son personas invisibles, de esas que conviven con nosotros a diario y que sin embargo no vemos, pero en cuyas vidas hay un poco de cada uno de nosotros… y cómo no, en las que siempre hay un par de zapatillas dando vueltas; y la tercera tan solo será conseguir que entre sus páginas el lector pueda encontrar alguna frase, alguna palabra, algún pensamiento o algún razonamiento que le haga pensar en ello después de haber cerrado las páginas de esta piel. Sé que pido mucho, lo sé, pero un día alguien me dijo que por pobre que fuese nunca cometiera la torpeza de serlo también al pedir y eso es lo que hago, pedir a lo grande.

¿Qué es para ti ser escritor?

Es la posibilidad de plasmar en palabras aquellas ideas que se asoman, de vez en cuando, a mi mente.

¿Te cuesta utilizar esa palabra para definirte?

Sin duda, de hecho no me considero un escritor, para nada, sino un simple aficionado que disfruta poniéndose delante de un papel en blanco (antes, ahora es ante una pantalla en blanco), dejando historias, pensamientos, frases escritas en él, simplemente por el placer de escribir.

¿Qué ha sido lo más bonito y lo más difícil de todo el proceso de publicación de tu libro?

Sin duda lo más bonito ha sido vivir, paso a paso, todo lo que conlleva la publicación de un libro, desde el momento en el que se asoma la idea en la cabeza, pasando por la elección del contenido, la revisión de los textos, la maquetación y posterior edición. Imagino que debería haber algo difícil entre todas esas fases, pero he contado con la inestimable e imprescindible ayuda de un amigo, el escritor Ramón Alcaraz García, que no solo me ha llevado de la mano en todo este apasionante viaje, sino que también es el responsable de haberme puesto en contacto con una editorial como mundopalabras, donde desde el minuto cero he encontrado profesionalidad, cercanía y un trato exquisito. Con padrinos así nada es difícil, sino todo lo contrario, muy, muy sencillo.

¿Les aconsejarías a otros escritores que se embarcaran en la aventura de la autoedición?

Por supuesto que sí, pero les diría sobre todo que para esa aventura tuvieran la precaución de elegir a una editorial de garantía y con experiencia contrastada. Creo que eso resulta fundamental, puesto que no hay nada como estar bien acompañado en esa importante decisión.

¿Cuál ha sido tu experiencia con mundopalabras.es?

A tenor de mis anteriores palabras es fácil vislumbrar que la experiencia ha sido plenamente satisfactoria y como tal, recomendable al cien por cien.

¿Qué sentiste cuando tuviste el libro entre tus manos?

Si fuese mujer podría utilizar ese símil que viene a decir que fue lo mismo que sentí cuando tuve a mi hija en brazos por primera vez, pero la naturaleza me hizo varón y no puedo decir algo así, si embargo sí puedo asegurar que fue la materialización en papel de un sueño que había rondado por mi cabeza durante mucho tiempo; fue la constatación de lo que había conseguido gracias a no dejar de creer en un sueño. Echando mano de un ejemplo deportivo, dado el carácter de mi libro, fue algo así como completar una carrera con la que siempre había soñado: sentí y siento una satisfacción personal muy grande.

¿Algún consejo para escritores que están empezando?

Creo que para escribir, como para todo aquello que hagamos en la vida, el mejor consejo es el de disfrutar con lo que hacemos, si eso no lo cubrimos nos costará cada vez más y al final terminaremos dejándolo de hacer.

Últimamente nos gusta cerrar nuestras entrevistas con una pequeña batería de frases que requieren una respuesta muy breve, ¡vamos a ello!

Tu principal fuente de inspiración es… lo cotidiano, el día a día. Las personas que me rodean y aquello que sucede a mi alrededor, pero que pasa desapercibido. Creo que existen cientos, miles de detalles que se nos escapan sin tener la más remota idea y en los que se esconden historias dispuestas a ser descubiertas.

Para llamar a las musas nada como… correr y nadar. Dos deportes que practico con asiduidad, sobre todo correr (mi gran pasión) y que me permiten coger ideas que más tarde, con la tranquilidad y la relajación que concede ponerte delante de un papel, intento desarrollar y terminar de dar forma.

Tu lugar preferido para escribir… no tengo un lugar en concreto, aunque donde más lo hago es en mi escritorio; de todas maneras puede ser casi cualquier lugar, siempre que me sienta cómodo y abstraído de lo que me rodea.

¿Prefieres el día o la noche? Es indistinto, pero he de reconocer que soy más ave nocturna y la noche me atrae mucho más, pero no solo para escribir, sino también para correr y al mismo tiempo dejar volar mi imaginación.

¿El silencio o algún sonido de fondo? El silencio quizá sea el mejor aliado, pero lo más importante es conseguir aislarse, por lo que a veces me he sorprendido en qué condiciones he podido escribir con total satisfacción.

¿Libro electrónico o libro en papel? Me considero un romántico, un nostálgico y por eso apuesto por el libro en papel… por el hecho de percibir su olor, su tacto al tocarlo. Es algo así como sentirlo vivo y una vez terminado, guardarlo en tu estantería y verlo ahí, físicamente. Al margen de eso, reconozco que el libro electrónico es lo actual, la evolución natural y como tal es imprescindible en esta tecnológica sociedad en la que vivimos.

¿Alguna superstición? Más que de supersticiones, soy de manías… reconozco que soy muy disciplinado, dado a las rutinas y algo cuadriculado. Al final todo eso se basa en un principio que considero fundamental para llegar allá donde queramos: la constancia.

Un sueño como escritor/a… No dejar de escribir.

Tu escritor/a favorito/a… Gustavo Adolfo Bécquer.

Un personaje literario que te cautivara especialmente… Andrés, el protagonista de El árbol de la ciencia, de Pío Baroja.

La novela que te hizo llorar… El color púrpura.

Por último, nos gustaría conocerte un poquito mejor, ¿te animas a responder a nuestro apartado “muy personal”?

Tu comida favorita es… las migas (puf, esta pregunta sí que ha sido difícil… comer es otra pasión)

Serías capaz de insultar si… el insulto hace perder la razón, por lo que prefiero los argumentos, aun así reconozco que en ocasiones me pierde la impulsividad y suele ser en los momentos con menos motivos.

Tu ciudad favorita es… aquella en la que te sientes tú mismo, en mi caso: Murcia.

Lo que te hace más feliz… la felicidad de los que quiero.

Lo que más odias de este mundo… el odio.

Una manía personal… dejar preparada mi ropa y puesta la mesa para el desayuno del día siguiente… por aquello de si hace tarde.

¿De qué te disfrazarías en una fiesta de disfraces?… de hippie (ya lo he hecho en alguna ocasión).

Ahora mismo estás leyendo… La asesina de los ojos bondadosos, de Felisa Moreno.

Enlaces a entrevistas, reseñas o todo aquello que te interese destacar sobre tu obra

Publicación en prensa escrita/digital en día 18 de agosto: http://www.laopiniondemurcia.es/deportes/2016/08/18/correr-escribir-aficiones-cogidas-mano/760978.html

Enlace reportaje/entrevista en televisión el día 19 de agosto (entre los minutos 80-92): http://webtv.7tvregiondemurcia.es/informativos/murcia-conecta/2016/viernes-19-de-agosto/

Gracias por todo, Paco, ha sido un placer “charlar” contigo en mundopalabras.es.

 

Enviar comentario

2 × 3 =

Uso de cookies

En www.mundopalabras.es utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y por motivos funcionales y estadísticos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí política de cookies. ACEPTAR