Nunca me aprendí la lista de los Reyes Godos no es sólo el título de
este libro… es la realidad. No porque a mi me obligasen a
memorizarla pero recuerdo que, a nuestros mayores, aquella famosa
lista les provocó más de un dolor de cabeza. La maldita lista fue el
fiel reflejo de la historia basada en memorizar hechos, batallas,
años, reyes… y que, lamentablemente, consiguió que los que la
sufrieron la dejasen a un lado. La única pretensión de este libro, si
así se puede llamar, es borrar la imagen rancia y caduca que para
muchos tiene la historia y ponerle una cara más fresca y, sobre todo,
amena.

Pequeñas historias que no aparecen en los libros de texto, héroes
olvidados o anónimos, anécdotas que ayudan a comprender la gran
Historia (la que escriben los historiadores), curiosidades desde
Matusalén hasta nuestros días y respuesta a cientos de preguntas como
estas: ¿Cómo se transportaban las vacunas hace dos siglos? ¿Sabías que
el origen del himno británico fue una fístula anal? ¿Cómo se vengó un
dentista por el ataque a Pearl Harbor? ¿Quién inventó la
jubilación?¿Cómo se llamaba el lepero que fue rey de Inglaterra?… Y
aunque es difícil, he tratado de no juzgar los hechos y personajes en
función de nuestros valores actuales… espero que vosotros tampoco
caigáis en ese error.


Reseña cedida por el autor.