¡QUE LADILLA! (*)

Escrito por Rossana Sala

 Ni la zumba, ni el spinning, ni el trote pueden detener el paso del tiempo. Ni el botox, ni una jaladita, ni un parche por aquí y otro por allá. ¡Qué ladilla!

De tanto ser mamá gallina, aparecen las patas de gallo. El tiempo viene, pasa insoslayable, arrasa con todo, como el detergente de platos, como una tormenta tropical que deja la piel marcada, el pellejo arrugado y seco. Te deja la cara como chupando un limón.

¿Qué hacer ante esta situación calamitosa y astringente?

¡El espejo no ayuda! ¡Las fotos tampoco! Empieza a salirme el pelo blanco. ¡Auxilio! Gracias a Dios, puedo pronunciar con claridad esa palabra. ¡Auxilio! La repito para estar segura que puedo oírla. Todavía escucho. Lo que me conviene, pero lo hago.

Entre mi rostro maltrecho los dientes están completos. La cosa no es tan grave.

Todavía veo. Necesito anteojos, pero veo.

Pero participar en maratones, no puedo. Que me olvide de eso —   sentenció ayer el médico.  Que solo corra unas cuantas millas. ¿Y si necesito irme más lejos? ¿Qué cree? ¿Pero acaso no se da cuenta? Lo que pasa es que está pagando el haber trotado demasiado —recalcó con tonito de sapiencia y amargura. Yo jugaba básquet y ya no puedo —agregó. ¡Y a mí que me importa! ¿Pagando qué,  porqué, a quién y cuánto? (Las respuestas las tuve, claro, al salir de su consultorio y recibir la factura). ¡Que no me venga con eso!  ¿Qué tengo que ver yo con su básquet? Yo quiero trotar por las calles, salir feliz, sentir la lluvia, el sol, el viento. Llegar a la meta. Ver a los amigos. ¡Que me duela el cuerpo, el alma,  transpirar la vida! ¡Tener sed!

Que me tome las cosas con calma —me dicen. ¿Pero acaso no lo estoy haciendo? Proporcionalmente lo hago.

¡Qué ladilla! Hoy comienzo la fisioterapia de rodillas. Ya volveré a trotar.  

Escrito el diez de julio de 2009.

*Ladilla: Término de uso común, aunque poco elegante, en Venezuela. Se utiliza como sinónimo de fastidio…solo que más fastidioso. Por lo menos así lo entendí cuando vivía en Caracas.

VN:RO [1.9.4_1102]
me gusta: +1

Debes identificarte o estar registrado para valorar una entrada.

Compartir en ..

Facebook Twitter

Comentarios:


Héctor
Hace 626 días

Todos tenemos una máquina del tiempo: Los recuerdos nos llevan al pasado… Y los sueños al futuro.
Muy buena y pronta reflexión, te felicito desde Venezuela. Me están llamando mis hijos… ¡Qué ladilla!


Rossana Sala
Hace 625 días

Gracias Héctor! Extraño Caracas! Qué ladilla!


lobolejano
Hace 624 días

Con delicioso humor relatas un problema del que todos, de una forma u otra, estamos pendientes: el paso del tiempo (por eso prefiero las fotos de perfil y de lejitos) Por cierto, el témino ¡que ladilla! suele usarse también con mayor amplitud, algo así como ¡que m…..!

Saludos!


Rossana Sala
Hace 624 días

Gracias Julio. Hoy me miré al espejo y tienes razón. La mayor amplitud del significado, es la correcta. Gracias por leer mi relato y me alegro que te gustara!


Raúl
Hace 622 días

Muy divertido y ameno, como siempre. Me gustó. Por cierto, por aquí tambien he escuchado esa expresión. Sobre todo en el norte, donde viví hasta hace unos años, que se usa más para definir a alguien molesto, pesado, que te toca los h… que como sinónimo de fastidio. Curioso verdad? Saludos cordiales


Rossana Sala
Hace 622 días

Gracias Raúl. No sabía que en España usaban el término. En Perú se usa..pero no con el mismo significado. Absolutamente, no. Lindo fin de semana!

Debes identificarte o estar registrado para realizar un comentario.

Contactar   -   Aviso Legal   -   Responsabilidad del sitio   -   Acerca de mp   -   Darse de baja   -   Página realizada por Rubicrash